El toque de queda de las conejitas: exchica Playboy recuerda sus días con Hugh Hefner

Autor: LaCuarta.com

Un libro de Holly Madison, una de las protagonistas del antiguo reality "Girls of the Playboy Mansion", será convertido en serie de televisión.


La vida de Holly Madison junto a Hugh Hefner comenzó varios años antes de que su día a día fuese expuesto en el reality «Girls of the Playboy Mansion«, el popular programa realizado desde la Mansión Playboy y que emitió el canal de cable E! hace más de una década.

En la búsqueda de fondos para su educación universitaria, Madison decidió trabajar como mesera en un local de Hooters y también se sumó a sesiones como modelo de Hawaiian Tropic.

En ese vaivén laboral, conoció a un amigo de Hugh Hefner, quien la invitó a la mansión Playboy. Eso finalmente cambió su vida.

En 2001, cuando solo tenía 21 años, se trasladó hasta la mansión y se transformó en una de las novias oficiales de Hugh Hefner. Junto al legendario fundador de Playboy, estuvo en una relación abierta hasta el año 2008.

Junto a ella también estaban Kendra Wilkinson y Bridget Marquardt, las otras dos protagonistas del reality.

Por contrato, y pese a que el idilio ya no continuaba en 2009, Madison tuvo que concretar apariciones esporádicas en el reality durante la sexta temporada, en donde Hefner comenzó a ser acompañado por tres nuevas conejitas. Pero la fórmula ya se había agotado y así llegó el fin del programa.

Toda esa experiencia fue el foco de un libro escrito por Holly, y publicado en 2015, titulado «Debajo del agujero del conejo: aventuras curiosas y cuentos preventivos de una ex conejita Playboy».

Las primeras noches en la mansión

Como parte de su relato, Madison rememora su primera gran juerga junto al entorno de Hefner. Según la exconejita, el millonario le ofreció una pastilla de Quualude, un sedante que fue utilizado por sus efectos narcóticos y que estuvo en el foco de una de las escenas más populares de la película «El Lobo de Wall Street«.

«En los setentas, llamaban a esta pastillas ‘abridoras de muslos'», explicó Hefner a Holly de acuerdo al recuento de la publicación.

Sobre lo que sucedió después, tras visitar clubs y volver a la mansión, recuerda: «Me senté en el borde de la cama, sin saber qué hacer. Me incliné hacia Vicky, después de todo, ella era con la que me sentía más cómoda. Tal vez si me escondía detrás de ella, pensé, pasaría desapercibida por la noche. ‘Finge el revolcón’, siseó en mi oído y me atrajo hacia ella. ‘¡Te lo explicaré más tarde!'».

«No tuvo que dar explicaciones. Mis ojos se habían adaptado a la oscuridad y podía ver que todas las chicas, iluminadas a contraluz por las grandes pantallas, estaban montando un espectáculo: estaban haciendo los movimientos como si se estuvieran besando o besándose, pero nadie realmente lo hacía. Era solo una gran fachada. Nadie estaba realmente de humor (además de Hef, supuse) o excitado en lo más mínimo. Como el propio porno, todo era solo para mostrar», escribió.

De acuerdo a Madison, «había música a todo volumen, pero si te acercabas lo suficiente a alguna de las chicas, podías escucharlas chismorreando entre ellas o burlándose de lo que pasaba frente a ellas. Si los teléfonos inteligentes hubieran existido entonces, estoy bastante segura de que habrían estado enviando mensajes de texto o revisando su Instagram cuando Hef no estaba mirando».

«Cuando lo pienso ahora, es casi cómico. Sin duda, todos los hombres estadounidenses han fantaseado con lo que sucedía en el dormitorio de Hugh Hefner con su harén de bombas rubias. ¿La respuesta? No mucho», disparó.

El día a día

Holly Madison establece que en sus primeros años junto al magnate existía un calendario definido para las fiestas, las que habitualmente terminaban con drogas y las sesiones en la habitación de Hefner.

Pero el ambiente también tenía restricciones que afectaron la libertad de la exconejita.

  • Hefner no la dejaba trabajar
  • Existía un «toque de queda» a partir de las 21 horas pese a que no tenían eventos ni lunes, ni martes ni jueves
  • No podía usar lápiz labial rojo

De acuerdo a su relato, el fundador de Playboy también le recriminaba su estilo. De hecho, le decía constantemente que no soportaba su corte de pelo. Este la hacía lucir «vieja, dura y barata» a ojos del multimillonario.

“Ahogarme parecía una forma lógica de escapar de la vida ridícula que llevaba. No podía soportar más mi propia miseria», escribió Madison.

El fin de la relación

Los problemas entre Hefner y Madison eran múltiples desde el comienzo, pero el control que ejercía el millonario era tal, que incluso le prohibió recibir la ayuda de un especialista psicológico.

Las cosas comenzaron a cambiar con la primera temporada del reality, un programa que permitió que Madison tuviese la suficiente exposición como para poder seguir bajo las luces aún después del fin de su relación con Hefner.

Pero durante todo el show la depresión y la exposición la afectaron, mientras el programa la retrataba como una mujer que deseaba tener un hijo de Hefner.

«Permanecí en la mansión durante aproximadamente dos meses en total después de que Hef y yo rompimos oficialmente, a fin de cumplir con mis obligaciones con la serie de televisión. Durante esas ocho semanas, mientras esperaba para ver qué tipo de escenas finales necesitaba filmar para la quinta temporada, más detalles comenzaron a aparecer de manera no tan misteriosa relación con Criss Angel», explicó.

En ese escenario, también recordó los comentarios que realizaba Hefner, quien consideraba que su vínculo con el ilusionista sería algo malo para su carrera.

«¿En serio iba a recibir un consejo profesional de un hombre que pasó siete años tratándome como una mascota glorificada?», recalcó Madison.

La futura serie

En sus últimas palabras en el libro, Holly Madison escribe: «No me disculpará por las decisiones que tomé, porque todas me llevaron al maravilloso lugar en el que me encuentro hoy. Pero tengan la seguridad de que mi viaje está lejos de terminar».

En ese momento, tenía una nueva relación y una hija. Su matrimonio llegó a su fin en 2018.

En febrero pasado fue revelado que la actriz Samara Weaving – de la película «Ready or Not» – interpretará a la exconejita en una serie basada en el libro que es desarrollada por Sony TV.

Seguir leyendo