«Es una m…»: Polémica en Me Late por famosos que cobran por enviar saludos

Autor: La Cuarta

En el programa de farándula se generó un duro debate sobre si era correcto que los rostros ganen plata por mensajes personalizados con la promesa de que parte de las ganancias irán a fundaciones.


Un tenso momento se vivió e el programa Me Late de TV+.

Las panelistas tocaron el tema sobre los famosos que, a través de un sitio web, cobran por mandar un saludo personalizado a las personas, generando una ganancia que, en parte, es donada a una fundación.

Entre las múltiples figuras que aparecen en la página, se encuentran algunas como Álvaro Rudolphy, María Luisa Godoy, Ignacia Allamand, Thiago Cunha, Antonella Ríos, Yann Yvin, Eduardo de la Iglesia, Pablo Mackenna y María Jimena Pereyra.

También, entre los famosillos disponibles en el sitio está el periodista Luis Sandoval, panelista de Me Late, quien de hecho empezó con el debate de si era correcto que esas personas mandaran saludos a cambio de dinero.

Fue ahí cuando el conductor Daniel «Huevo «Fuenzalida y el panelista Sergio Rojas se mostraron contrarios a este modelo de beneficencia, y dieron su por qué.

«Cómo es eso»

Sandoval explicó que las ganancias se dividían en tres partes: una va para el rostro, otra para el portal y otra para tres distintas fundaciones.

Según consignó Glamorama, primero que todo, Fuenzalida intentó comprender cómo funcionaba el negocio:

—¿Te tienen que pagar por un saludo? ¿Cómo es eso?

Su compañero le contó cómo ha sido su experiencia, en la que ingresó recién: recibe solicitudes, elija las que quiere responder y cobra 12 mil pesos.

—De las 12 lucas, ¿cuánto va para la fundación? —preguntó Daniel.

Pero su colega prefirió mantener en reserva esa información, y agregó que solo ha concretado siete saludos. Luego, el panel procedió a revisar el sitio web en vivo.

—¿Alfredo Alonso está ahí y cobra plata? —comentó Fuenzalida—. ¿Es que sabes? Se me caen todos en definitiva. ¿Sabes por qué? Porque ellos no deberían cobrar un peso.

Y luego continuó: “Quiero decir algo. ¿Saben qué? Esto está genial. Felicito a la gente del portal, pero esa plata debería ser en su totalidad…».

Pero Sandoval le respondió rápidamente: “Seguro tú vas y le donas toda la plata a la fundación… Es un trabajo“.

Fue en ese momento cuando Sergio Rojas decidió meter la cuchara:

—Está bien, pero creo que un saludo, es mi opinión y no te estoy juzgando, amigo, no te estoy juzgando —le habló a su compañero—. Creo que es una mierda lo que estás haciendo, pero no te estoy juzgando. Escúchame bien. Yo creo, con el cariño que te tengo, un saludo no debiese cobrarse o lo que dice Daniel, toda la plata ir a la fundación.

En tanto, Sandoval insistió en su punto:

—Creo que la gente, muchos cumplen el sueño de conocer a su celebridad, de que le llegue un saludo. Obviamente no van a tener acceso de otra forma, ¿o crees que algún famoso te va a pescar?

Los paños fríos

Tras ello, entró en la discusión la periodista Paula Escobar, quien intentó evaluar en frío el tema:

—¿Pero a ti te parece que es poco ético y moralmente reprobable que un famoso venda su saludo? —planteó—. Cuestionable para nosotros, en particular. ¿Pero que ese famoso cobre por ese saludo y se quede íntegramente con la plata a ti no te parece?

Ahí Fuenzalida procedió a desarrollar su posición:

—Lo que no me parece a mí es que utilicen el nombre de instituciones para lucrar, gente de un portal. Así no. Lo que se está haciendo acá es, ok, si esto va a ir a una fundación, entonces lucra el famoso, que ya harta plata tiene con sus deberes de todos los días, y lucra el portal… Entonces, o hacemos saludos netamente para la fundación o decimos que esto es derechamente para que lucre un portal y el famoso.

Paula quiso confirmar si entendió bien lo que planteó el conductor: «En el fondo es que no se meta la beneficencia. Saquemos como ese click».

Y Sandoval dijo:

—¿Pero por qué no podría ir un porcentaje de la plata recaudada a…?

—Pero eso es como tu opción personal, ¿o no? —dijo ella.

—Es que también es un negocio —respondió Sandoval— Insisto, muchas personas sueñan con un saludo, con tener algo personalizado para tu mamá, tu abuelita, tu tía, y quieren tenerlo… ¿Por qué no puedes tenerlo?

Seguir leyendo