Verdades Ocultas reveló escena clave para dar paso al salto temporal

Autor: La Cuarta

La teleserie de Mega se encuentra en la etapa final de esta temporada, para luego dar un salto temporal que incluirá nuevos actores. El personaje de Camila Hirane, "Rocío", enfrenta una difícil decisión.


Mega transmitió un episodio esencial para el fin de la primera parte de Verdades Ocultas, teleserie que ya muestra las últimas escenas de esta temporada, antes del salto temporal de 25 años en la historia.

Eliana (Francisca Gavilán) quedó tras las rejas debido a sus delitos, y gracias a la labor conjuna entre Rocío (Camila Hirane) y Leonardo (Carlos Díaz), quienes nunca esperaron ser descubiertos por Tomás (Matías Oviedo) y Agustina (Carmen Zabala).

Esto obligó a los afectados a huir para evitar ser capturados por la policía. Supuestamente, Leonardo murió abatido en una persecución, o así al menos lo dio a entender Tomás.

Por otro lado, el padre de Benjamín junto a Agustina decidieron tomar acciones legales contra Rocío, en vista de que alió con un criminal. Pero, tras conversar con el abogado Marcial y con Diego (Cristián Arriagada), optaron por darle una oportunidad a la protagonista.

El adelanto

Una opción era que enfrentara a la justicia, lo que terminaría probablemente con ella tras las rejas. La otra alternativa era que aceptara irse de Chile, para no regresar.

En un principio el personaje de Camila Hirane pidió que tuvieran piedad; no quería alejarse de su hijo. Por desgracia, el arribo de la PDI obligará a Rocío a elegir uno de los dos caminos, decisión que seguramente será transmitida el próximo lunes.

¿Qué es lo que sucederá? Tal como se ha visto en los adelantos, Rocío aceptará su destino, se irá del país. Esto dará paso al salto temporal, donde se verá que iniciará una relación con Leonardo (realmente no murió), con quien tendrá una hija llamada Martina, en España.

La nueva temporada de Verdades Ocultas arrancará el próximo martes 2 de marzo, donde se unirán al elenco actores como Cristián Campos, Solange Lackington y Catalina Guerra.

Seguir leyendo