Alimentos que se conservan en el corazón de los clientes

FOTOGRAFIA REVISTA COMERCIANTE CENTRALES PRUDUCTOS EN CONSERVA

Las conservas son ideales para quienes no tienen tiempo para cocinar o comprar ingredientes. Su duración es larga, son seguros y fáciles de usar y preparar. Claro que hay que tener diversos cuidados -como revisar que no tengan abolladuras o que estén hinchadas y que se mantengan en un lugar fresco y seco-, pero son mínimos en comparación a otros formatos.

En Adelco se lucen con las de postres y tartas

Esta es una buena temporada para las conservas, según Marcelo Guzmán, group category de Adelco. “Las mejores fechas de ventas se producen en los meses de agosto, septiembre, noviembre y diciembre, donde tenemos incrementos desde un 30% a 50% en ventas”, explica, y añade que “las ventas de conservas de frutas se han mantenido estables este año, estamos muy a la par del año 2017”.

En la distribuidora destacan sus conservas de fruta “Lo mejor del campo”, que suelen utilizarse como postres y en preparaciones de repostería, como tartaletas y tortas. “Los productos que más rotan son los duraznos mitades en sus formatos de 570 y 820 gramos, ya que son el complemento ideal para preparar postres para después del almuerzo. Los duraznos son el 67% de la venta, las frutillas y las cerezas representan el 33% restante”, comenta Marcelo Guzmán.

Algo que las resalta en el mercado es que están formuladas con sucralosa, por lo que están libres de sellos. “Además, la presentación de nuestros productos es con abre fácil. Esto hace que sean productos muy demandados, ya que no todos cuentan con este tipo de formulaciones”, agrega el ejecutivo.

Asimismo, Guzmán entrega algunas recomendaciones:

– Asócielas con cremas y mermeladas, pues son el complemento ideal para postres y repostería.

– Asegure una compra de todos los formatos, sobre todo para las fechas que se aproximan, ya que septiembre es uno de los meses en que más se consumen.

– Exhíbalos en lugares bien visibles, para que los clientes puedan elegir mejor.

Seis tips para almacenarlas

Al momento de elegir y almacenar estos productos, se deben tener en cuenta algunas consideraciones:

  • Revise que el envase esté bien cerrado y libre de filtraciones, abombamiento en sus extremos o corrosión.
  • Si hay hinchazón, revise si se presenta en uno o los dos fondos. Si no vuelven a su posición luego de presionarlos, el alimento está en malas condiciones.
  • Por otra parte, las latas muy corroídas pueden tener pequeñas aperturas que permiten la aparición de bacterias. Si hay corrosión dentro del tarro, no hay que consumir el producto.
  • En el caso de las abolladuras, las pequeñas no deberían ser un problema, pero las más profundas pueden implicar un daño en la hermeticidad de la conserva.
  • Almacénelos en un lugar seco, a una temperatura que esté entre 10° y 20°C. Aléjelos de lugares calurosos, tubos calientes y la luz solar.
  • Mantenga las latas secas, limpias y manipúlelas con cuidado para evitar abolladuras.

Beneficios de estos envases

  • Pueden almacenarse por mucho tiempo (generalmente, cuatro años) y no requieren refrigeración o cuidados especiales.
  • Pasan por un proceso de conservación que elimina organismos que pueden alterar el producto o provocar daños a la salud.
  • Su precio de venta suele ser menor si se comparan con otros envases.
  • Son una buena opción para sectores de difícil acceso o situaciones en que no se puede contar con alimentos frescos.

Seguir leyendo