Envases reciclables y biodegradables ayudan al medioambiente, pero también a las ventas

Desde agosto está prohibido que los almacenes entreguen bolsas plásticas a clientes, así que buscar alternativas es una tarea urgente.


Más de cinco meses han pasado desde que entró en vigencia para las micro, pequeñas y medianas empresas de todo el país la Ley 20.100, que prohíbe la entrega de bolsas plásticas a los clientes.

Sin embargo, todavía es posible constatar que se trata de una práctica muy difundida, pese a que a los pequeños comercios se les dio un año y medio más de plazo para terminar con la entrega de bolsas plásticas.

Por eso, pensar qué alternativas se le van a ofrecer al cliente es muy relevante para seguir proporcionando un servico de primer nivel y evitar eventuales multas, más todavía considerando que no todos se acostumbran rápido a los cambios y son muchos los que salen a comprar sin llevar sus propias bolsas.

“Las bolsas de plástico reciclable igual impactan en el medio ambiente. Su mala disposición provoca problemas en él y generalmente se usan solo una vez, pues son delgadas,”, alerta Susana Mayer, directora de Carrera de Ingeniería en Prevención de Riesgos y Medio Ambiente, de la Universidad de Las Américas, Sede Viña del Mar.

Para la académica, las mejores alternativas para estos negocios son las de bolsas de género, pues se pueden utilizar muchas veces, y las de papel, que son biodegradables.

“Es importante que el almacenero pueda privilegiar entre su oferta de productos aquellos que estén contenidos en envases reciclables o biodegradables y que sean más amigables con el medio ambiente. Por ejemplo, productos con envases de papel, cartón, tetrapack, plásticos o vidrios, que posterior a su uso pueden ser reciclados o reutilizados”, precisa la docente.

Reciclable y biodegradable

Respecto de qué productos son los que suelen emplear más envases reciclables y/o biodegradables, Susana Mayer precisa que “en el mercado se pueden encontrar productos cuyo envase original es reciclable como, por ejemplo, aquellos que están contenidos en bolsas plásticas (donde vienen los pañales, alimentos no perecibles como arroz, fideos, sal, azúcar, entre otros), plásticos (jugos, bebidas, detergentes, lavalozas, otros productos de limpieza), vidrios (bebidas, mermeladas), tetrapack (leches, jugos, salsas) y conservas en lata.

Estos elementos contenedores se pueden reciclar o reutilizar”, detalla, y añade que “entre los productos biodegradables encontramos aquellos que vienen contenidos en papel o cartón (cajas de té, cereales, fideos y otros), los que igualmente se pueden reciclar, pero tienen características biodegradables”.

Por otro lado, en Chile se ha incrementado el número de almacenes y negocios que promueven la venta de productos a granel con reutilización de envases, por ejemplo, productos de limpieza. Ambas modalidades impactan en la disminución del volumen total de residuos en el medio ambiente”.

Punto de reciclaje

En cuanto a si le podría convenir al almacenero instalar un punto de reciclaje, la docente indica que si bien para los almaceneros disponer de uno puede ser diferenciador, de todas maneras se deben considerar varios aspectos.

“Los puntos de reciclaje tienen varias características y requerimientos, y uno de ellos es el espacio requerido. Lo más conveniente sería acumular papel y cartón por la facilidad de acopio. Si se lograra esto sería un buen punto de partida para quienes quieran ayudar al medio ambiente, al disminuir considerablemente el volumen de residuos que llegan a los vertederos, a la cadena de reciclaje que en nuestro país es débil aún debido a que es más fácil desechar. Otra opción sería instalar un punto de acopio para botellas plásticas reciclables, dependiendo del espacio que pueda tener para ello”, concluye Susana Mayer.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo