El mayor atractivo: se consumen todo el año y se suman a productos como salsas, cremas o huevos

Se trata de uno de los alimentos que generan mayor cantidad de venta cruzada en los almacenes debido a su popularidad y fácil preparación.


A diferencia de otras comidas más locales, las pastas son consumidas con igual deleite en todo el planeta. Tanto así, que uno de los platos más típicos de Chile es el de los porotos con riendas.

Ser trata, entonces, de uno de los alimentos más consumidos en el mundo, pero tiene también otras características que lo transforman en un buen negocio para el almacenero.

Claro, porque las pastas se venden durante todo el año y poseen una gran gama de variedades para todo tipo de gustos. Eso, sin contar con que las pastas nunca se comen solas y su venta siempre conlleva la comercialización de al menos otro producto para acompañarlas.

Venta cruzada

“Para todo almacenero debería ser importante incorporar en su ADN de emprendedor lo que se conoce como ‘cross selling’ o ‘venta cruzada’. Si se logra generar en la mente del comprador la relación atractiva entre productos, se puede generar el impulso de compra. El maridaje entre pastas y merlot también puede extenderse en la relación entre pastas y salsas y quesos. Un almacenero puede facilitarle el día al comprador mostrándole alternativas de menú al poner juntos ciertos ingredientes y que éste haga la magia en su mente”, plantea al respecto Rodrigo Castillo, docente de la Escuela de Comunicación de DUOC UC, sede Maipú.

– ¿Qué productos asociados deberían ofrecerse junto a las pastas?

– Según un estudio del INE de 2019, la carne (63,2%), los tomates (60,9%) y los huevos (60,9%) son los alimentos más consumidos por los chilenos, luego del pan y las bebidas. Eso da cuenta de la importancia que pueden tener dichos ingredientes para el complemento de las pastas. Espaguetis con albóndigas, ravioles con salsa, tallarines con crema y los fideos con huevos son, entre otros, algunos de los infaltables de la cocina familiar chilena. Sin olvidar el clásico rito de echarle queso rallado a las pastas.

Exhibición y variedad

– ¿Dónde deberían ser exhibidos estos productos en el negocio?

– Si bien la gente los busca siempre, es importante exhibir en una parte alta y todas las variedades posibles, ya que al tener más opciones, no será la elección obvia y sencilla para salvar el almuerzo, sino una alternativa de goce al paladar.

– ¿Cuál es la ventaja de ofrecer más de un tipo de pasta en el almacén?

– Es claramente un producto de conveniencia, por tanto es algo que se compra con mucha frecuencia y, obviamente, el consumidor quiere variedad. Hay mucha gente que podría perfectamente comer casi todos los días pasta, pero justamente es porque ésta tiene múltiples y exquisitas posibilidades.

– Además de las tradicionales, ¿qué otras opciones debería incluir un negocio de barrio?

– Siempre dependerá de la ubicación. Es importante para los negocios estudiar el sector y el tipo de público que hay, ya que pudiese ser que la mayoría de las personas sean parejas jóvenes profesionales, con poco tiempo para cocinar y, una alternativa de congelados y platos listos representen una necesidad constante. Por otra parte, si es un barrio de gente mayor, con tiempo para cocinar y buscar los ingredientes más idóneos, un almacén con una mayor gama de alternativas y de acompañamientos para una preparación más elaborada, representa la mejor opción.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo