Pandemia obliga a negocios a subirse al carro de la tecnología para incrementar las ventas

Expertas le explican en qué hay que fijarse antes de optar por alguna de las alternativas que existen en el mercado.


La pandemia generó las condiciones precisas para que los almaceneros del país se subieran al carro de la tecnología. Y todo hace prever que esa tendencia se incrementará con el paso del tiempo.

“Se trata de una oportunidad única para que los negociantes digitalicen su almacén para, por ejemplo, llegar a los clientes reduciendo los riesgos que involucra el contagio y, de esta manera, potenciar sus ventas, ampliar su oferta, ahorrar costos y tiempo, y hasta mejorar su calidad de vida”, plantea sobre el tema Katherine Delgado, decana de la Facultad de Ingeniería, Ciencia y Tecnología de la Universidad Bernardo O’Higgins.

“Con la emergencia sanitaria se ha acelerado la adopción de herramientas tecnológicas por parte del comercio como un aliado clave para la conectividad con los clientes. Muchas de ellas están al alcance de todos nosotros, son de fácil usabilidad y pueden permitir a los almacenes y minimarket comunicarse con clientes que se encuentren en cualquier lugar de Chile de forma expedita y eficiente. Por ejemplo por WhatsApp”, complementa.

Por su parte, Natalia Conejero, directora de la carrera de Tecnología de Información de Universidad de Las Américas, acota que aquellos almaceneros que están estudiando la posibilidad de incorporar estas herramientas, “deben considerar y evaluar muy bien su presupuesto, de forma tal de buscar las soluciones tecnológicas y de software que les permitan el cumplimiento de sus metas y objetivos, para que sea una evolución apoyada por la tecnología, y evitando que dicha inversión se transforme en gastos innecesarios y/o la adquisición de herramientas que serán subutilizadas, ya que contiene funcionalidades que no necesita teniendo en cuenta la madurez de su negocio”.

Conexión a internet

En cuanto a qué características debería tener una conexión a internet para que le sea útil al almacenero, la docente de la UBO plantea que “una velocidad de internet de 3 a 10 Mb es suficiente para que un almacenero pueda acceder a servicios básicos como navegar en la red, revisar correos electrónicos, utilizar chats, hacer uso de redes sociales, acceder a plataformas de e-commerce e incluso consumir música y películas en streaming”.

A lo que la académica de la UDLA añade que “idealmente se debe implementar por medio de un router wifi que les permita mayor movilidad y la conexión de los dispositivos móviles como smartphones, tabletas u otros”.

Y respecto de las alternativas que debería evaluar el comerciante antes de optar por alguna, precisa que “la opción mínima a evaluar es la banda ancha. Y si tienen la posibilidad de acceder a enlaces de fibra óptica sería una alternativa a tomar en cuenta al proporcionar mayores velocidades de conexión y menor latencia. Sólo recomendaría internet satelital a quienes tengan problemas de cobertura producto de la geografía o el acceso a proveedores de telecomunicaciones, ya que estos servicios satelitales tienen un mayor costos que las conexiones fijas a Internet, tienen problemas de latencia y poseen limitaciones en la descarga de datos”.

Consultada sobre qué consejos le daría a un almacenero que está comenzando a evaluar el mercado para sumar nuevas herramientas tecnológicas a su negocio, Katherine Delgado sostiene que “si está partiendo, es preferible no arriesgarse con un sitio web de ventas propio. Es mejor ir vendiendo a través de una plataforma ya establecida para ese propósito. Esto también aplica si se tienen muy pocos productos a la venta, y no vale la pena por costos desarrollar un sitio. También es posible generar campañas en redes sociales con muy poco financiamiento e incluso ninguno, si se conoce la dinámica de las redes sociales y se cuenta con la capacidad de generar contenido atractivo frecuentemente”.

Equipos y programas

Tomada la decisión de embarcar el negocio en el mundo digital, el almacenero debe sopesar algunas decisiones clave, como el equipo que empleará para poner su negocio en internet, que puede ser un PC, un notebook o un smartphone.

Y aunque son varios los factores a considerar, Katherine Delgado, de la UBO, plantea que “un smartphone de gama media es suficiente, pues las redes sociales y aplicaciones funcionan bien. Además, la constante actualización del sistema operativo evita vulnerabilidades en el dispositivo. Es práctico, accesible y fácil de manipular. Ahora, hay que considerar que son dispositivos pequeños que para personas mayores puede resultar incomodo de manipular y que definitivamente no son recomendables para usuarios con problemas de visión. En estos últimos casos un PC o notebook sería la mejor alternativa.

Otra de las decisiones tienen que ver con los programas que debería tener para sacarle mejor provecho a la tecnología de la que dispone, y según plantea Natalia Conejero, de la UDLA, “idealmente sugiero la posibilidad de adquirir licencias por usuarios de algún software ERP (Sistema de Planificación de Recursos Empresariales) o similar en la nube, porque esto le permita resolver las problemáticas de inventario, contabilidad y recursos humanos; aquello, pues en general dichas soluciones de software proporcionan estás funcionalidades por módulos independientes que se pueden incorporar o adquirir en la medida de las necesidades. A su vez, les sugiero la posibilidad de contar con Puntos de Ventas (POS) que permitan la realización de transacciones en línea para las ventas físicas y la integración con portales de pago para los sitios web si la intención es vender por este medio”.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo