Cinco ideas para poner a trabajar nuestra inversión motorizada

La pandemia cambió la vida de todos y el difícil escenario económico llevó a los pequeños emprendedores a apostar en negocios propios y al alcance.


El vehículo para trabajar anotó un registro sin precedentes durante agosto, en plena pandemia, gracias a la incipiente reactivación económica y la voluntad de miles de personas de emprender un negocio por cuenta propia o formando pequeñas sociedades con amigos, familiares o conocidos.

De hecho, en materia de venta de vehículos nuevos, fue el único segmento de los cuatro medibles que experimentó una leve alza (+0,6%) con respecto a lo que sucedió en agosto pero de 2019. A la vez, los autos de pasajeros (-48,5%), SUV (-45,3%) y camionetas (-36,4%) siguieron anotando caídas producto del nuevo escenario en medio del Covid-19.

Uno de los rubros más explorados por sectores independientes era, hasta marzo, el de acondicionar el vehículo comercial a actividades relacionadas con pequeños foodtrucks para vender dulces, jugos y otros asociados a comida rápida.

Si bien la crisis sanitaria golpeó esta posibilidad, las personas poco a poco se han ido adecuando a modalidades asociadas o parecidas, como por ejemplo el reparto de mercaderías o ventas de no perecibles a pedido. Incluso los famosos puestos móviles de completos, sopaipillas o fajitas siguen siendo un buen objetivo conforme vayan avanzando las fases de desconfinamiento y a la vez se tomen todas las medidas de distanciamiento.

Tanto en Chile como en países vecinos, la seguridad ha sido un tema que se ha visto afectado en nuestras calles y vecindarios, por lo cual las personas prefieren elegir servicios de gente conocida, partiendo por amigos y familiares.

Asimismo, las personas mayores o con alguna necesidad física necesitan desplazarse a trámites o temas médicos y que alguien los acompañe, actividades con las que podemos vincular nuestra inversión en transporte.

El mercado de vehículos de trabajo ha ido mostrando cada vez mejores y más económicas formas de invertir en pequeños pick up del tipo camión urbano. Tienen la ventaja del precio, descuentan IVA, se pueden conducir con licencia Clase B y han solucionado muchas necesidades de la gente como traslados y mudanzas.Generalmente debemos pensar en un ayudante para los temas de carga y descarga.

Inversión

Las comunas que vayan caminando hacia fases más avanzadas de desconfinamiento verán reactivarse actividades como tours o excursiones a lugares atractivos y cercanos. Invertir hoy en un vehículos para tales propósitos también puede ser una ganancia en el corto plazo, y mientras el turismo no arranque a los niveles prepandemia, se le puede ir sacando igualmente provecho al transporte en el que hemos apostado comercialmente.

El taller de reparación mecánica móvil es otro foco de una segura demanda por parte de los consumidores. Aunque este giro no consiste en tener un vehículo, la idea es brindar servicios afines a otros propietarios de vehículos, como mantenciones, trámites de la reactivada revisión técnica oficial, etc. Buscar un socio con conocimientos y formación técnico mecánica es una parte importante del emprendimiento si es que no se tiene mayor conocimiento al respecto. El taller a domicilio está funcionando bien hace rato y por cierto antes de que se dejaran caer las restricciones sanitarias de movilidad.

Parecido, pero no igual, el lavado de autos nunca pasará de moda, menos ahora que el invierno ya se retiró. Junto con invertir en un vehículo de trabajo, hay que dejar un fondo para los equipos de lavado que son bastante básicos y poco costosos, aunque se trate de maquinarias.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo