El amplio abanico de cementos y aditivos

Autor: Iván Urbina

Experto de Duoc UC dio cátedra sobre hormigones: explicó sus características, cómo usarlos y además nombró los adherentes más comunes para agregar a la mezcla.


Cuando hablamos de cementos, lo más rápido de imaginar es aquel material robusto, firme y de compleja preparación que nos permite poder complementarlo con otros tipos de insumos con el fin de encontrar una construcción sólida y que nos permita lograr una gran durabilidad y resistencia a través de los años.

Pues bien, para lograr aquella durabilidad tan esperada y lograr sacar el mayor provecho posible a las inversiones generadas, es que necesitamos conocer más detalladamente el tipo de material con el cual estamos trabajando y cómo podemos aprovechar al máximo todas sus propiedades y capacidades.

Antes que todo, debemos conocer que en Chile existen variados tipos de cementos, aunque fundamentalmente se emplean aquellos denominados cementos especiales y cementos de alta resistencia, que cumplan con las normativas de construcción vigentes.

Según sus componentes, diferenciamos dos grandes grupos de cemento: aquellos de origen arcilloso y los de origen puzolánico. Sin embargo, debemos hacer hincapié en una clase de cemento en particular, el denominado “cemento Portland”, que es el responsable de permitir las grandes construcciones edificadas, al poseer mayores características de dureza y resistencia.

Propiedades

El cemento es un material con propiedades de adherencia y cohesión, de origen mineral y que está caracterizado por tener una gran dureza. Obtiene estas propiedades mediante reacciones de hidratación y las conserva posteriormente incluso debajo del agua. Si lo mezclamos con grava y áridos (y opcionalmente con aditivos o adiciones) obtendremos el hormigón o concreto.

Entre las propiedades importantes del cemento, podemos fijarnos que, a mayor finura, obtendremos: mayor velocidad de fraguado, mayor generación de calor a temprana edad, mejor resistencia mecánica y mejor impermeabilidad. Además, podemos trabajarlo con diferentes aditivos o adiciones según nuestra necesidad.

Pero, ¿qué son los aditivos o adiciones? Bueno, para responder a esta pregunta, pasamos a diferenciar:

Los aditivos son materiales activos agregados al cemento en pequeñas cantidades con el fin de modificar sus propiedades por acción química o física y que reaccionan con la mezcla de cemento.

Por lo tanto, debemos tener claro que son productos químicos, modifican las propiedades del cemento (u hormigón) y se suministran en pequeñas cantidades de acuerdo con recomendaciones de los proveedores.

 

#Tags


Seguir leyendo