Sepa cómo evitar fugas térmicas y robos a través de sus ventanas

Autor: Iván Urbina

Hay algunos métodos que reforzarán y adornarán estas estructuras, lo que puede ayudar a prevenir pérdidas de calor y a proteger su hogar.


Ya comenzó la temporada primaveral, y con ello la época en que tanto maestros como dueños de casa deciden renovar las ventanas.

Lo primero que hay que considerar para una renovación es qué tipo de ventanas tenemos y cuál queremos instalar. Los materiales más populares en este ámbito son cuatro: acero, aluminio, PVC y madera.

“La materialidad de la ventana es recomendable según el uso que se le quiera dar y según el presupuesto disponible. El factor más importante a considerar es el valor de su transmitancia térmica, que en palabras simples, es la media de calor que fluye a través de un material en cierto tiempo”, explicó Emilio Guerra, profesor del Departamento de Construcción y Prevención de Riesgos de la Universidad Técnica Federico Santa María (USM).

Importancia de los vidrios

Aparte del material del cual se constituye el marco de una ventana, Guerra indicó lo indispensable que es pensar en un buen vidrio, capaz de proteger la vivienda de los factores climáticos.

“Es importante la aislación que aportan las distintas configuraciones de los vidrios, quedando ordenados desde el más aislante: doble vidriado hermético de 15 mm, de 12 mm, de 9 mm, de 6 mm y vidrio monolítico simple. Claramente las configuraciones más aislantes son bastante más costosas, pero el ahorro en calefacción o enfriamiento es importante, y la mejora del confort térmico de la vivienda son notables”, señaló.

“En vez de aumentar el espesor del vidrio, es más recomendable que se opte por un doble vidriado hermético, ya que el aire seco que está entre los vidrios presenta excelentes prestaciones de aislación”, añadió el docente de USM.

Evite fugas

Otro de los sectores por los que puede haber una fuga de calor en la estructura de una ventana es entre los vanos y los marcos, los cuales deben ser sellados con silicona.

“En un comienzo, la cuadratura del vano es esencial. Aunque las ventanas tienen cierto margen de acomodo, siempre es mejor verificar y corregir la cuadratura, y así evitar los puentes térmicos, es decir, aberturas entre marco de ventana y vano donde hay fugas térmicas. Comúnmente para sellar estos espacios se ocupa silicona, siendo ideal las de poliuretano”, aconsejó el experto en construcción.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo