Las enormes ventajas del arriendo de herramientas

Autor: La Cuarta

Si el uso de los implementos será esporádico, conviene mucho más este método de adquisición. Académico Carlos Catalán explica los pros y contras del alquiler.


En el área de la construcción, cada cierto tiempo siempre llega el bichito de remodelar o reparar algún elemento de nuestra vivienda, ya sean elementos pequeños como muebles, sillas, mesones, o más grandes, como comedores, repisas, etcétera. Sea cual sea el trabajo que queramos hacer, siempre se debe contar con las herramientas correctas para la ejecución del trabajo.

Si somos de las personas que no ocupamos de manera muy cotidiana las herramientas y se nos hace difícil invertir en una por su alto valor, pero aún así necesitamos de ella, o si nos ha salido un trabajo de corto plazo y queremos abaratar costos, existe la forma de poder conseguirlas por medio del arriendo. Este método ha ido tomando fuerza en obras pequeñas y en remodelaciones de hogar, ya que podemos solicitarla por días, semanas o el tiempo que nosotros necesitemos o estimemos conveniente.

Algunas de las herramientas que más se solicitan para el arriendo son las sierras eléctricas, los martillos demoledores y los esmeriles. Esto es en relación a su alto costo en el mercado, versus el poco uso que le daremos, por lo que en ciertos casos es mucho más conveniente arrendar estas herramientas que comprarlas.

En caso contrario, si somos personas a las que nos gusta mucho realizar trabajos de construcción y haremos trabajos periódicamente, es mucho más recomendable hacer el esfuerzo y comprar una herramienta, debido a que, si la usamos por plazos extensos o la arrendamos de forma muy seguida, estaríamos pagando un valor fijo que no nos dará ningún bien.

El arrendar, además de ser bueno para el bolsillo, nos ofrece la posibilidad de tener herramientas más sofisticadas, sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero, y permite que pequeñas empresas puedan competir contra los grandes colosos.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo