Los grandes desafíos constructivos de la Línea 3 de Metro


Este recorrido implicó el trabajo de más de 5.000 personas, solo en las obras civiles para conectar tres nuevas comunas a la red.

Una condición exigida fue no alterar ni por un segundo la operación de la red, lo que se cumplió exitosamente, gracias a los avances en la tecnología del hormigón proyectado.

Dentro de unos meses se abrirá la nueva Línea 3 de Metro, que ha tenido diversas novedades y desafíos para el rubro de la construcción. Edgardo Salazar, gerente Línea 3 Metro de Santiago, comentó que “en el ámbito constructivo, se utilizó el método austriaco de túneles (NATM), el cual es bastante confiable para el tipo de suelo de la ciudad de Santiago.

Este método ha sufrido constantes optimizaciones para mejorar su rendimiento y la seguridad de quienes construyen. Por ejemplo, en el caso de la Línea 3 (que se ejecutó en conjunto con la Línea 6) se incorporó por primera vez la proyección robotizada de hormigón para el sostenimiento del túnel, además de nuevos métodos de extracción de marina mediante correas transportadoras verticales”.

Respecto de las maquinarias utilizadas, para la excavación del túnel se utilizó la excavadora convencional, mientras que para el movimiento de tierra, es decir, para llevar el material excavado desde la frente al pique, se usó el tradicional cargador frontal. “Para extraer la marina desde el fondo del pique a la superficie se utiliza grúa con capacho, o bien, una cinta de extracción vertical.

Para la fortificación o sostenimiento del túnel se utilizan marcos de acero, armaduras y hormigón proyectado, también conocido como ‘shotcrete’, sin el cual no sería posible la ejecución de las obras”, explicó el gerente Línea 3 Metro de Santiago. El resto corresponde a hormigón convencional, donde se consideran distintas formas de ejecución, como el vaciamiento por bombeo, por extrusión y de modo prefabricado.

El proyecto paso a paso
La construcción de 22 kilómetros de túnel en una ciudad altamente poblada y densificada es un desafío importante, por el impacto que puede tener en la vida diaria de la ciudad. “El diseño y construcción de los túneles de Línea 3, basado en NATM, comienza por la ejecución de un pique de acceso vertical, típicamente lateral a un eje vial, a objeto de no interrumpir el normal tránsito peatonal y vehicular.

Desde este pique se ejecuta de modo subterráneo un túnel llamado galería de acceso, desde el cual nace, a cada uno de sus lados, el túnel donde se emplaza el andén de la estación, el que se encuentra bajo un eje vial. Desde los extremos de este túnel, conocido como túnel estación, comienza la ejecución de los túneles interestación por donde circulan los trenes”, comentó el ejecutivo de Metro.

Desafíos y ventajas para el sector
Los principales desafíos constructivos de las Líneas 6 y 3 fueron los cruces con las líneas existentes, ya que desde un principio se estableció como condición no alterar ni por un solo segundo la operación de la red, lo que se cumplió con éxito. “La nueva Línea 3 cruza cinco veces las líneas existentes: Cal y Canto, Plaza de Armas, Universidad de Chile, Irarrázaval y Plaza Egaña para Línea 3. Además de la construcción de la estación de combinación Ñuñoa con túneles de Línea 3 sobre el túnel de Línea 6. Este éxito no hubiera sido posible sin los avances en la tecnología del hormigón proyectado, los que han permitido aumentar su confiabilidad estructural”, destacó el gerente de la Línea 3.

Respecto de las ventajas, cerca de 20 empresas contratistas trabajaron en los túneles de esta línea, y se pueden dividir en cuatro grandes tipos:
1. Consultores de ingeniería.
2. Empresas constructoras de obras civiles -tanto de túneles como de estaciones-.
3. Inspecciones técnicas.
4. Empresas encargadas de montar todos los sistemas y equipos necesarios para el correcto funcionamiento de la operación, incluyendo al material rodante. “Adicionalmente de estos grandes contratos, existe un sinnúmero de servicios adicionales y asesorías particulares que han sido parte del proyecto, dando lugar a más de 5.000 puestos de trabajo sólo en el ámbito de la obra civil”, finalizó Edgardo Salazar.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo