El proceso para lograr un acabado profesional

Autor: Iván Urbina

El barniz es universalmente conocido por carpinteros y mueblistas, ya que otorgan terminaciones finas, suaves y brillantes a las maderas. Pero para que logren realmente proteger la superficie, tienen un proceso de aplicación muy estricto.

Uno de los elementos básicos para cualquier carpintero y mueblista es el barniz, una pasta resultante de la disolución de una o más resinas en aceite u otra sustancia volátil.

La razón de su popularidad es la gran cantidad de beneficios que tiene al ser aplicado en maderas: protege de agentes externos como humedad, insectos, hongos, rayos UV, además de proporcionar un acabado brillante y estético.

Es de una importancia absoluta el realizar una correcta mantención de las maderas.

“Como la madera es un elemento natural, tiene poros que absorben los agentes externos y la van deteriorando. La superficie, generalmente, se puede quebrar y se va a abrir, y por eso necesitamos siempre estar haciendo mantención sobre todo a las maderas que están muy expuestas”, detalló Liliana García, académica de la carrera de Ingeniería en Construcción de la Universidad Central (Ucen).

Pero el proceso de aplicación del barniz para proteger la madera debe hacerse de manera correcta para conseguir el resultado perfecto, y la académica explicó cómo realizarlo.

“Las fases a seguir son muy importantes. Para una correcta mantención, primero debemos lijar la superficie, luego colocar elementos impregnantes que protegen la madera abriendo los poros y preservando sus propiedades. Son como escudos que la protegen”, señaló.

García agregó que “posteriormente, debo volver a lijar una segunda vez, limpio completamente la superficie, y luego recién puedo colocar el barniz, que son películas protectoras en base a resinas”.

De esa manera, la madera podrá absorber de forma correcta al barniz. Ojo, que de ser necesario, tendremos que utilizar un quitapinturas o pistola de calor antes de realizar el primer paso.

De norte a sur

Sin duda que Chile es uno de los países con mayor cantidad de climas en el mundo, debido a su territorio largo y angosto. Eso ha llevado a que algunas normativas en construcción, como las de pendientes en los techos, sean diferentes en norte y sur.

Para la experta de Ucen, con los barnices debería pasar lo mismo, puesto que los agentes externos no son iguales en todas las zonas nacionales. “Hace falta que se seccionen los barnices en diferentes zonas climáticas de acuerdo a cuál es el mejor protector para cada zona. Por ejemplo, en el sur es diferente a acá. Acá nos afectan más los cambios bruscos de temperatura y el calor, mientras que en el sur la madera está muy expuesta a la humedad, y se debe proteger sí o sí”, argumentó.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo