Revestimientos para pisos que renuevan los espacios

Las alternativas son varias, sin embargo, los reyes indiscutidos son la cerámica, las tablas fotolaminadas (piso flotante) y la alfombra; aunque la madera natural y el parquet también son opción.


Es época de renovación, donde muchos potenciales clientes están pensando en cambiar o mejorar los pisos de sus hogares.

Las alternativas son varias, sin embargo, los reyes indiscutidos son la cerámica, las tablas fotolaminadas (piso flotante) y la alfombra; aunque la madera natural y el parquet también son opción.

Por lo general, la llegada del buen tiempo es indicador de demanda de trabajos de remodelación y renovación en los hogares, y una de esas opciones es la instalación y/o cambio del tipo de revestimiento para el piso.

Los pavimentos (llamados pisos) son los revestimientos que más desgaste tienen en cualquier construcción. Por ello, es fundamental que constituyan una superficie sólida, estable, plana y homogénea que sirva de apoyo tanto a las personas como al mobiliario.

Es importante, para el maestro instalador, conocer las ventajas que ofrecen cada opción, como la cerámica, el piso flotante, la alfombra, entre otras, lo que dependerá del proyecto y los gustos del cliente.

Los más populares
– La cerámica: es sin duda uno de los productos preferidos en los proyectos. Además de contar con una gran variedad de diseños y colores, representa durabilidad en el tiempo, gracias a sus características pétreas, dimensiones y espesores.

Para su instalación se recomienda hacer un diseño (dibujo, esquema o plano a escala) de distribución de las palmetas. Se pueden colocar paralelas a los muros o inclinadas, de un color parejo o formando líneas o figuras.

Piso flotante: estas piezas de madera reconstituida están revestidas con una lámina de madera, más una capa de protección transparente que le da una terminación brillante y resistencia al uso.
Al igual que la cerámica, también se recomienda utilizar un diseño especial, para lo cual se debe dibujar un plano y trazar, sobre la base, líneas de referencia para conseguir el efecto deseado. De lo contrario, se presentan las tablillas para ver los cortes y ajustes, cuidando de no cortar piezas de menos de 30 cm de largo, colocando las piezas de forma alternada y dejando un espacio de 1 cm al muro para la dilatación de las piezas.

Alfombras: otro recubrimiento solicitado son las alfombras y cubrepisos. Dependiendo del tráfico, se decide la técnica para la instalación. Las alfombras pueden ir pegadas solo en los bordes o sobre toda la base. Si el recinto tiene un uso normal o moderado, se opta por la primera opción. Por el contrario, si el tránsito es intenso, es aconsejable pegarla en su totalidad.
Si la base es radier, se realiza con adhesivos o tarugos. Si la base es de entablado o parquet, use tachuelas o corchetes.

Pisos de PVC o flexit: la instalación debe efectuarse empleando adhesivos para pisos plásticos. Se recomienda leer las instrucciones del envase.
Si se coloca este producto en radieres, la base debe estar lisa, limpia, firme y seca. Se aconseja colocar las palmetas desde el centro de la habitación hacia los costados.
Los pisos vinílicos son muy utilizados en áreas como hospitales, industria y comercios minoristas, donde las cargas y tráficos son muy altos.

Madera natural tratada: se utilizan maderas secas aserradas y cepilladas, idealmente sin nudos, con un espesor de 32 a 45 mm y un ancho de 90 a 135 mm. Pueden usarse secciones más gruesas (para asegurar mayor resistencia y durabilidad) y colocarlas sobre estructuras de vigas de madera, metálicas o sobre base sólida.

Seguir leyendo