Una buena aislación térmica mantendrá el calor hogareño

Autor: Iván Urbina

Es clave utilizar materiales aislantes en paredes, techos y accesos para no dejar que ganen las bajas temperaturas. Arquitecta detalló qué insumos se deben usar en cada sector.


El invierno está tocando la puerta y las bajas temperaturas lo han demostrado durante la última semana, especialmente al caer la noche. Muchas son las opciones para calefaccionar el hogar: mientras algunos optan por métodos más comunes, como estufas de gas o parafina, otros prefieren el aire acondicionado y sistemas calefacción más complejos.

Sin embargo, de nada servirán estos métodos si no existe una buena aislación térmica dentro de un espacio cerrado. El aislamiento se realiza en base a ciertos materiales, como la lana de vidrio o el poliestireno expandido en diversos sectores como paredes, techos y suelos.

“Existe una gran variedad de materiales, que van desde los más económicos como poliestireno expandido de alta densidad, hasta celulosa proyectada o corcho proyectado”, explicó Suzanne Segeur, arquitecta y académica de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM).

Aseguró que lo primero que hay que tener en cuenta al trabajar en la aislación de estos espacios es la norma NCh225, que indica cuáles son las características que debe tener el material utilizado dependiendo del sector geográfico en el que se encuentre el hogar.

“Es importante recordar que la aislación térmica en Chile se rige por la norma NCh225, que define la cantidad de aislación térmica que requiere cada uno de los elementos constructivos, dividiéndolos por zona geográfica y uso, por tanto el utilizar uno u otro dependerá de dónde y cómo se quiera utilizar”, comentó la experta.

En lo práctico

Es importante tener en cuenta la antigüedad del inmueble a trabajar para reconocer a ciencia cierta cuál material utilizar en su aislación térmica.

“En el caso de viviendas nuevas, se puede incorporar una gran variedad de materiales constructivos con aislación térmica incorporada como paneles sip, yeso cartón con poliestireno o materiales más sustentables como tableros de madera tipo TLC, fardos de paja o tierra”, señaló Segeur.

Añadió que en cambio, “en viviendas antiguas, los mejores son los proyectados, como estucos, celulosa o corcho entre otros, si bien su costo es mayor, se evitan puentes térmicos y tienen más duración”.

Además, hay formas mucho más rápidas de aislar un hogar, que de igual manera pueden ayudar en sus labores, como “trabajar con planchas de poliestireno, algún tipo de lana mineral o aislación sintética, su instalación es relativamente fácil y segura”.

Importancia en accesos

En el trabajo de aislación de un hogar, es indispensable tomar en cuenta las puertas y ventanas, sectores en los que se puede perder hasta un 10% del calor interior. Para estos casos hay materiales específicos que le ayudarán a tapar esos agujeros, los cuales son bastante fáciles de aplicar.

“Para el caso de puertas y ventanas se deben buscar espumas dependiendo del lugar exacto a instalar. Existen adhesivas para espacios entre juntas, bordes de puerta o reforzar marcos de aluminio por sus puentes térmicos”, indicó la arquitecta de UTEM.

Novedades

No es un misterio que la tecnología ha avanzado a un punto beneficioso para el ser humano, en especial para el rubro de la construcción. Hoy en día existen pinturas especiales que pueden ayudar a aislar térmicamente el hogar gracias a su composición química.

Así lo confirmó la arquitecta de la UTEM, Suzanne Segeur, detallando que “hay una variedad de pinturas que tienen aditivos, como por ejemplo caucho de neumáticos reciclados que se coloca por el exterior de los muros y sirve como aislante térmico para mejorar la resistencia a la humedad”.

Todas las posibilidades para calefaccionar viviendas

A medida que se acerca el invierno, es común pensar en cómo calefaccionar el hogar. Para ello, hay que considerar presupuesto y consumo.

Algunos de los principales sistemas son:

Calefacción eléctrica: produce calor conectando un radiador a la red de electricidad de la casa mediante un enchufe. Los radiadores que se utilizan con este tipo de calefacción pueden ser tanto móviles como fijos. Estos últimos suelen ser más grandes y tener más potencia que los móviles, que se pueden guardar y sacar sólo cuando sea necesario.

Una de sus principales ventajas es que entibian la vivienda sin generar ningún tipo de olor y residuos, además de ser bastante accesible. Eso sí, las continuas alzas en el precio de la energía eléctrica están haciendo que cada vez sea más cuestionable su elección.

Calefacción a gas: el gas natural se ha extendido rápidamente en los últimos años, sobre todo en las ciudades. En la actualidad, es uno de los sistemas de calefacción más cómodos de montar. Eso sí, su instalación es un poco complicada, dado que hay que montar un circuito de tubos conectados a una caldera, y por este circuito tendrá que circular el agua, que cuando se calienta (gracias a la caldera) es la encargada de producir calor. Cuando el líquido se queda frío, regresa de nuevo a la caldera para calentarse otra vez.

Los radiadores con este tipo de calefacción se calientan, pero no tanto como los eléctricos, y el calor generado llega a más distancia que el conseguido con la calefacción eléctrica. Eso sí, se recomienda que en estancias grandes se instale más de un radiador.

Calefacción de suelo radiante: es la que se instala debajo del suelo del radier de las viviendas. Su labor radica en el esparcimiento del calor, generalmente de abajo hacia arriba. Así, el calor generado en el suelo se propagará hacia las estancias.

La desventaja de este tipo de calefacción es que es uno de los más costosos a la hora de instalar, ya que se necesitan grandes preparaciones. Su mantenimiento también puede resultar un poco costoso.

Calefacción mediante bomba de calor: los sistemas de bomba de calor calientan con máquinas que transforman el aire frío en caliente gracias a la electricidad. Su funcionamiento es similar al de un aparato de aire acondicionado, sólo que a la inversa. Algunas ventajas en este tipo de calefacción son:

– Su instalación es relativamente fácil, aunque necesita de una unidad colocada en el exterior de la vivienda, al igual que el aire acondicionado.

– Este tipo de calefacción expulsa aire caliente, lo que resulta ser un proceso bastante rápido.

Se trata de un sistema limpio y relativamente asequible, su mantenimiento no es excesivamente costoso y es reversible, por lo que en verano se puede utilizar para generar aire frío.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo