El uso de implementos de seguridad puede salvar vidas

Autor: Iván Urbina

Conozca qué son los Elementos de Protección Personal y por qué son obligatorios en las obras y en trabajos de construcción independientes. Además, sepa cuáles son los planes de escape en faenas.


Según cifras de la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso), desde el año 2009 hasta la fecha ha disminuido la tasa de accidentes laborales en Chile dentro del mundo de la construcción en un 41%. Y cómo no, si cada vez se han ido perfeccionando las técnicas de seguridad dentro de las faenas y se ha ido masificando el uso de los Elementos de Protección Personal (EPP), los cuales son cada vez mejor fabricados para evitar accidentes.

“Los Elementos de Protección Personal (EPP) tienen como función principal proteger diferentes partes del cuerpo, para evitar que un trabajador tenga contacto directo con factores de riesgo que le pueden ocasionar una lesión o enfermedad. Los EPP corresponden a cualquier equipo, aparato o dispositivo especialmente diseñado y fabricado para resguardar el cuerpo de cualquier daño provocado por accidentes del trabajo o enfermedades profesionales”, explica el ingeniero Luis Carrasco, académico de Prevención de Riesgos y Medioambiente de UTEM.

A pesar de que los EPP no reducen como tal el riesgo dentro de las obras, sí pueden aminorar accidentes y hasta salvar vidas gracias a ello. “Lo que hace el EPP es evitar o aminorar el impacto de un hecho no deseado, de un accidente. Su importancia está dada en la protección que este elemento da, una vez desembocado el accidente, lo que obviamente indica que el EPP siempre debe ser certificado, de óptima confección y mejor mantención”, complementa el experto. Por eso, es obligatorio su uso dentro de las obras.

Entre los elementos que sí o sí deben ocuparse están el zapato de seguridad de caña alta, resistente y antideslizante; casco de protección, antiimpactos y con amortiguación; lentes de protección visual; protectores auditivos; mascarilla de protección respiratoria, y arnés de seguridad anclado a una cuerda de vida si es que las labores se realizan a una altura de 1,8 metros como mínimo.

Escape en obras

Vivimos en un país sísmico, y en promedio, cada 10 años hay un terremoto de grandes magnitudes. Por ello es que la ley exige un protocolo exclusivo de evacuación que asegure al trabajador un desplazamiento a una zona de seguridad libre de riesgos ante movimientos telúricos, incendios u otra emergencia. Este plan debe estar informado a todos los trabajadores en un documento de fácil acceso y entendimiento.

“Uno de los principales temas es tener una alarma adecuada. Cuando la emergencia es del tipo parcial, es decir, no todos saben de la emergencia, lo mejor es tener una alarma auditiva y visual (para aquellos que usan protección auditiva). La idea de esto es avisar a todo el personal de la construcción sobre la emergencia”, asegura Carrasco.

El experto en gestión del riesgo y educación agrega que “se deben tener siempre líderes de evacuación, brigadas de emergencia y un procedimiento que indique el control, el rescate y la evacuación que involucra necesariamente a todos los trabajadores de la construcción”.

“No debemos olvidar que toda emergencia natural o antrópica, como terremotos, tsunamis, aluviones, caídas de muros, incendios, caídas de un andamio, entre otras, requieren ayuda del ABC: Ambulancias, Bomberos y Carabineros”, finaliza el ingeniero.

#Tags


Seguir leyendo