Felipe Arévalo: “Me conocen como ‘el perseverante’”

La increíble historia de esfuerzo de Felipe Arévalo, el quillotano que nació sin brazos ni la pierna izquierda y ahora es uno de los mejores exponentes del fútbol de Amputado y el tenis en su modalidad.


Cuando tambaleó la visita del tenista Roger Federer a Chile producto del estallido social, la pena embargo a miles de chilenos y a un quillotano en particular: Felipe Arévalo Lagos, quien tenía reservado un sitial para verlo en una clínica con niños.

Pero el suizo llegó al país el 19 de noviembre pasado y, antes de lucirse en una exhibición frente al alemán Alexander Zverev, se dirigió al Parque O’ Higgins. “Verlo entrenar a menos de un metro fue impactante. Tuve contacto con él y es un caballero del tenis: respetuoso y gentil dentro y fuera de la cancha. Y yo me identifico con él”.

Y Felipe lo demuestra. También es un caballero dentro y fuera de la canchas; pistas donde el deportista de 27 años ha conseguido importantes logros: es séptimo a nivel mundial en tenis adaptado de pie (TAP) y ahora fue convocado a la selección chilena de Fútbol de Amputado.

Motivación

Felipe nació sin brazos ni la pierna izquierda producto de una malformación llamada focomelia. Fue adoptado cuando pequeño por una familia de Quillota, Región de Valparaíso. “Mis papás, desde pequeño, me apoyaron en todo. Nunca me hicieron sentir diferente a los demás. Siempre me enseñaron que yo era igual a todos. Físicamente sabía que era distinto, pero por actitud no me quedaba atrás”.

A los 5 años se comenzó a interesar por el fútbol. Intentó en varias escuelas, donde podía practicar gracias a la primera prótesis que recibió en la Teletón. Pero pronto el tenis lo atrapó por completo.

Su madre los apoyó y a los 7 años los inscribió en una escuela. “No fue fácil al principio. El primer día clases, el profesor no sabía cómo enseñarme, y a medida que yo le empecé a demostrar mi nueva calidad de juego, empezó a tomar confianza y pudo ver que para mí no había imposibles”.

Añade que “a los 12 años participé en mi primer torneo con personas sin discapacidad y salí último. No me di por vencido y seguí entrenando. Y así me empezaron a llamar para exhibiciones”.

Dejó el tenis por un tiempo y lo retomó en 2013, en la modalidad TAP. Comenzó a entrenar a full y en diciembre de ese año jugó su primer torneo, donde acabó segundo. “A los poco años ya había conseguido varios torneos internacionales y se posicionó como uno de los mejores exponentes a nivel planetario.

“Más allá de todo el bienestar físico que conlleva el deporte, me ha permitido conocer gente ligada al deporte, que es mi pasión. Ahora incluso estudio para entrenador deportivo en la Universidad Viña del Mar”.

– ¿Cualés son tus proyectos deportivos?

Ahora estoy ligado al fútbol. Fui llamado a la selección chilena de Fútbol de Amputado. Vamos a jugar un copa de confederaciones en Brasil y por eso estamos entrenado a full. Ese es mi proyecto. El tenis es más complicado porque no siempre hay auspiciadores para viajar.

– Me imagino que eres famoso en Quillota…

Mucha gente me habla en la calle porque saben de mi historia. Mucha gente en Quillota me conoce como “El perseverante”.

– ¿Qué significa para ti la Teletón?

Mucho. Además de que me ayudaron en la rehabilitación física, ahí gané mucha independencia y seguridad. Fue un impulso en muchos aspectos.

– Se viene una Teletón distinta este año por el estallido social. ¿Esperas que se logren los objetivos?

Sí, creo que se lograrán. Pero lo más importante es que la gente entienda que la Teletón es todos los días del año. Lamentablemente, mucha gente respeta a la gente con discapacidad fícica solo esos días y luego se olvida. Eso es lo que tiene que cambiar.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo