Se busca reina: De Haití con amor

Autor: Karina Arias

Son 19 las candidatas a Miss Haití Chile. Se trata de mujeres que llegaron cargadas de sueños al país y que quieren ser voceras de su pueblo.


Vanessa Jn Baptiste es la directora de Miss Haití en Chile. Llegó al país en 2015, a los 14 años. Su hermana y socia en este proyecto, Machalie, estudiaba en República Dominicana. Vanessa recuerda que sus primeros días en territorio nacional, “fueron bonitos, ya que la idea fue venir a conocer. Luego mamá comenzó a contarme de que al parecer los planes iban a cambiar”. A pesar de las dudas por dejar sus estudios y amigos, decidió aceptar su destino, “me preparé para servir en una misión de 18 meses a las personas del norte de Chile que tanto amo y así lo hice”.

Machalie ya hablaba español por lo que su integración fue más fácil, además reconoce que, “tenía mi familia acá y me orientaron muy bien”.

Crearon este proyecto de belleza y alegría que nace de la experiencia de Vanessa como Miss: “había participado en un concurso de mi comuna, en Haití, y luego veía a Tyra Banks en América Next Top Model”, a lo que su hermana agrega: “la idea surgió de Vanessa, ella me lo conversó y pensamos que sería algo bueno para la comunidad haitiana, para divertirse un poco y también para ayudar a los que tenían necesidades por medio de proyectos sociales”.

Erlande Augustin “Los cambios son difíciles, mi cambio también lo fue”

A sus 21 años quiere la corona. Su vida en Haití fue una mezcla de color, alegría y tiempos difíciles, tristes pero reconoce que “siempre tuve como prioridad estar feliz”, es que eso es algo que le corre por las venas.

“Vine a Chile para seguir estudiando, cumplir metas, sueños y crecer en todos los ámbitos. Los cambios son difíciles, mi cambio también lo fue. El clima, la comida, me costó mucho acostumbrarme… No hablaba español pero con tiempo y perseverancia aprendí y ahora estoy bien”.

Recuerda que lo peor que ha vivido fue su primer invierno, “Pasé mucho frío, no estaba preparada”. Pero el invierno pasa y hoy está feliz “porque soy una de las pocas modelos de color en el mundo de la moda”, dice orgullosa.

Se presentó al concurso porque quiere, a través de la simpatía, tolerancia y belleza de las mujeres haitianas, “traspasar mis experiencias a los jóvenes haitianos y chilenos”. Además de luchar por la corona, Erlande trabaja para cumplir su sueño, tener su propia línea de maquillaje: Erly-makeup.

Shelcie Exume “Es una gran oportunidad para que los chilenos aprendan de nuestra cultura”

Tiene 18 años, estudió Gastronomía Internacional. Su madre fue la primera en llegar a Chile, por lo que decidió viajar y estar al lado de ella.

El amor materno fue el que le dio la energía para sortear las piedras en el camino, sobre todo porque no conocía el idioma y la cultura le resultó demasiado diferente, aunque ya se acostumbró a pesar de que vivió la discriminación: “una vez, un compañero me escupió en la cara”, recuerda con tristeza. Pero, rápido dejó el mal rato y confiesa que le “encantan las Fiestas Patrias de este país”.

Es que Shelcie lleva la rumba en la sangre y es por esto que quiere ser la reina. “Quiero ser un modelo para los jóvenes de esta sociedad y es una gran oportunidad para que los chilenos aprendan de nuestra cultura. Quiero ser un aporte para este país y la embajadora de los haitianos en Chile”.

Magena Belizaire “Quiero ser un ejemplo para la futura generación”

Estudia Diseño de Moda, tiene 22 años y recuerda que en su país se sentía muy sola, por eso viajó hasta este rincón. “Vine para buscar un nuevo horizonte y la oportunidad de realizar mis sueños.

Los primeros días fueron difíciles porque yo no hablaba mucho el idioma, era otro clima, otro ambiente. Fue súper complicado pero me he ido adaptando con el tiempo”. Este cambio en su vida hizo que dejara atrás a la niña que fue y la soledad que sintió para abrirse a todas las posibilidades que ve en nuestro país.

Quiere ser Miss Haití Chile para convertirse en “una vocera de todas las mujeres haitianas y de los niños, mostrar que nosotras las mujeres no somos una cara y un cuerpo bonito, también aportamos educación e inteligencia”.

Entre sus sueños, están terminar su carrera y trabajar, “espero llegar a tener una fundación para todos esos niños sin hogar, sin familia. Quiero ser un ejemplo para la futura generación”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo