Superclásico: los dos primeros goles en el Monumental

El colocolino Raúl Ormeño (1990) y el estudiantil Fabián Guevara (1992) hicieron debutar las celebraciones de sus equipos en el reducto mapuche. He aquí su relato y también sus predicciones para esta tarde.


A las tres de la tarde de hoy, el país se dividirá en dos colores: blanco y azul.

El duelo más importante del fútbol chileno tendrá su versión 186 y nuestros entrevistados lo vivirán de manera especial.

Es que ellos no sólo han jugado este partido, además forman parte de la historia grande de un encuentro que apasiona incluso a los que no aman la pelotita.

Hablamos de Raúl Ormeño y Fabián Guevara, quienes tuvieron la dicha de ser los primeros en celebrar un gol en el estadio Monumental, el mismo recinto que el lunes pasado cumplió 30 años desde su inauguración definitiva y que en esta jornada será el epicentro del sentimiento.

“Lo primero que le dicen a uno es que este partido es el único que no se puede perder”, coinciden ambos cracks y agregan: “siempre soñé con hacer un gol”.

Y vaya como ambos cumplieron su deseo. Primero fue el “Bocón”, el 1 de noviembre de 1990. “Ese año el partido estaba equiparado y yo tenía una pubalgia que casi siempre me hacía salir en el minuto 75. Ya estábamos en el segundo tiempo, iban tres minutos, y Rubén Espinoza me entregó el balón y como yo no podía pegarle con la derecha, porque me dolía, le puse un zurdazo que salió al ángulo y se transformó en golazo”, nos relató don Raúl.

Más tarde, Marcelo Barticciotto sellaría la victoria por 2-0 y Ormeño no dimensionó lo que su conquista significaba.

“Cuando uno hace un gol no piensa en nada y trata de correr no más. Luego se abraza con los compañeros. Era nuestro primero gol en nuestro estadio y ante ellos, pero yo sólo sentía que había cumplido el sueño que tenía desde niño. Sólo ahora, porque la gente me lo recuerda, sé que fue importante”, sostuvo el ex volante.

La otra vereda

El orgasmo pelotero de Guevara llegaría el 25 de octubre de 1992. “Me acuerdo perfecto. Ellos tenían un plantel muy superior al nuestro ya que un año antes habían ganado la Copa Libertadores. Pero nosotros salimos de igual a igual y partimos ganado con mi gol (51’), el cual convertí tras un pase de (Mariano) Puyol y una tapada de (Daniel) Morón que dio rebote… Lo malo es que el ‘Tunga’ (González) nos empató de inmediato (53’)”, describió el ex lateral.

Tal como lo pasó a su colega, en el instante no consideró la importancia de su pepa. “Los jugadores no somos estadísticos, por lo que ni lo pensé en ese momento. Ni tampoco después. Sólo esta semana lo supe, porque me lo contó un compañero de trabajo”, reveló el actual funcionario de la empresa Tianel.

¿Que sintió? “Fue una sorpresa para mí y me puse muy contento, porque quedé en la historia del equipo”.

Sus vaticinios

Ninguno de los dos jamás imaginó lo que pasaría tiempo después. Los laicos llevan 18 años sin ganar en la Ruca y hoy coquetean con el descenso. “Igual da pena. Sobre todo porque ahora los jugadores entran como atemorizados a esa cancha, en cambio nosotros ingresábamos con mentalidad ganadora y poníamos huevos contra Colo Colo”, arengó Guevara.

Mientras que Ormeño se explica fácilmente la paternidad de sus colores: “Hemos sido superiores todo este tiempo, eso no más”.

Estadística que para ellos no juega hoy. Pero que esperan mantener o romper, según sea el caso. “1-0, con gol de Paredes”, dice Raúl y Fabián replicó: “2-1 o empate a 1”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo