Carolina Díaz

Carolina Díaz

Pregúntale a la Caro

La Cuarta Mujeres

Pregúntale a la Caro: Operación bikini


Los días de sol nos recuerdan que el verano está a la vuelta de la esquina. Ahora, cada vez que nos miramos al espejo encontramos un detalle en nuestro cuerpo, pero hay dos cosas que más nos molestan de sólo pensar en el traje de baño: la celulitis y las estrías.

Se trata de dos preocupaciones estéticas que nos afectan no sólo a nivel corporal, sino que también sicológicamente, porque sentimos que todos se fijan en esas líneas irregulares que se forman en diferentes áreas del cuerpo, especialmente en los muslos luego de que hemos logrado bajar esos kilos extras o después de un embarazo.

Esto pasa porque la piel sufre un estiramiento, generándose un rompimiento de las fibras de colágeno. Si bien en centros estéticos hay tratamientos y técnicas que permiten atenuarlas, también hay recetas caceras.

El limón es nuestro gran aliado, ya que es una de las mayores fuentes de vitamina C, antioxidantes que mejoran varias funciones del cuerpo, pero también de la piel.
Sus cualidades astringentes y exfoliantes nos ayudan a eliminar las células muertas de la piel. Una de las formas más sencillas es frotar una mitad de limón sobre las estrías y dejarlo hasta que se seque o dejarlo toda la noche.

Otra opción es mezclar, en partes iguales, jugo de limón con aceite de oliva o jugo de limón y de pepino, ambos te permitirán hacer un tratamiento casero anti-estrías que puedes aplicar todos los días.

En el caso de la celulitis la clave está en exfoliar nuestra piel para eliminar las células muertas. Lo podemos hacer con café y azúcar, para ello debes mezclar media taza de café con un cuarto de una taza de azúcar morena. Lo aplicas en las áreas con celulitis, haciendo movimientos circulares. Luego enjuagas con agua tibia.

Tras exfoliar usa vinagre de manzana, dicen que es el mejor remedio casero, ya que su composición ayuda a reducir la “piel de naranja”. El uso de vinagre favorece la eliminación de toxinas y mejora la digestión. Puedes beberlo o aplicarlo como crema, la primera opción es mezclar dos cucharadas de vinagre de manzana con un 200 ml de agua, le agregas un poco de miel para endulzarlo y lo bebes cada mañana.

También puedes mezclar crema o aceite para hacer masajes con vinagre de manzana, la proporción es un parte de crema por tres de vinagre.
Pero ten presente que los remedios caseros funcionan sólo si eres metódica y los realizas con frecuencia, al menos una vez a la semana.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo