Hito 34: El Trap y el K-Pop, estilos de vida a su ritmo

Autor: Alberto Arán

Aunque son polos opuestos, los une la capacidad de moldear a sus fans.


Las Tribus urbanas asociadas al mundo de la música no son novedad en Chile. Fenómenos que en otro tiempo se canalizaron en géneros como el Trash, Punk o Hip Hop, ven a los nuevos movimientos acaparar la atención. Como el Trap y K-Pop.

El K-Pop es una tendencia coreana que sobrepasó las barreras artísticas, estéticas y musicales para jóvenes amantes de la cultura asiática. El Parque San Borja y el GAM son epicentro de actividades de una comunidad adicta al cine, teleseries, vestuario y merchandising alusivas al estilo.

Las visitas de Kim Hyun Joong, Super Junior, GOT7, Dreamcatcher, Monsta X, 24K, Kard, Momoland, sumado al Music Bank Chile, confirman la popularidad de un género ya consolidado. Según Javier Castro, el K-Pop se aleja de ser una moda pasajera por un estilo de vida.

“Es una forma de comprender el arte de manera integral. La música, baile y cine son parte de nuestro modo de comprender el entorno. Efecto capaz de generar vínculos con personas que ven el mundo como nosotros”, explicó el seguidor.

Y claro está, las RRSS fortalecen el concepto de masa asociado a dicho arte.

El Trap ya genera los primeros estragos comerciales en Chile. Irrupción que tiene en Camileazy, Gianluca y Princesa Alba a sus grandes cultores.

Músicos que crean sobre la base de sintetizadores, cajas rítmicas, sub-graves, y hi-hats. Para Cristian G, letrista y cantante de Esquimales, el éxito pasa por “interpretar a la juventud. Es música real que sintetiza la vivencia del barrio”.

Dos géneros que han penetrado en la sociedad

El gusto musical define en un alto grado la personalidad de alguien y su forma de enfrentar la vida. Pasó con el rock and roll, heavy metal, onda disco, en su momento el rock latino, pop, reggetón y ahora último dos géneros que como sus antecesores han tenido la fuerza de convertir a sus seguidores en cultores de una moda y un estilo de vida.

El Trap y K-POP, polos opuestos, pero unidos por la capacidad de moldear a sus fans.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo