Electricista montó su propia pyme con foco en la igualdad de género

Autor: LaCuarta.com

Javiera Castro lleva 10 años en el rubro, y durante ese tiempo se capacitó, trabajó en varias empresas hasta que se hizo independiente. Creó una página web y hoy ayuda a más mujeres a seguir su mismo camino.


Presentado por

La historia de Javiera Castro en la construcción es el fiel reflejo del esfuerzo y ganas de superación que muestran muchas mujeres que empiezan un camino en este rubro. Hace 10 años atrás, esta mujer de 34 años entró de casualidad a ese mundo y no se arrepiente.

En 2011 se encontraba sin trabajo y unas amigas la invitaron a unos cursos de Sence en la comuna de La Pintana. Uno de esos cursos era sobre electricidad, Javiera en ese tiempo tenía nulo conocimiento pero decidió tirarse a la piscina.

«Nunca lo había visto en mi vida, pero para no hacer nada y quedarme sin trabajar me atreví. Me terminó gustando, fui una de las mejores y al culminar el curso me conseguí una práctica en una constructora de Las Condes», cuenta.

Ya en la práctica, rápidamente fue ganando conocimiento en el rubro y sus excelentes habilidades dieron resultados. En poco tiempo pasó de ayudante a maestra de segunda, y luego al año ya era maestra de primera.

Los conocimientos y las ganas estaban, pero luego llegaron los problemas. Después de una mala experiencia con parte del personal, Javiera dejó el trabajo y pasó por varias empresas. Pero el agotamiento y las extensas horas de trabajo le pasaron la cuenta en su salud.

«Tuve un periodo con una depresión bien grande y luego sufrí una pancreatitis. Estuve hospitalizada y descansé por un tiempo, hasta que me sentí mejor para trabajar. Por suerte nunca me faltó trabajo y no demoraba en encontrar uno rápidamente», afirma.

«Pasé por una etapa de altos y bajos, tuve problemas de salud y siento que pasó también por sobreexplotarme. Me dediqué mucho al trabajo y dejaba mi vida privada de lado. Eso termina afectando y el cuerpo lo somatiza de alguna forma», señala.

Reinvención

Pero siempre después de la tormenta sale el sol. Y luego de una situación de salud delicada que le afectó en su desempeño en el trabajo, Javiera logró su plena felicidad en el rubro como independiente. Se esforzó, estudió, se capacitó y ahora hasta su salud se lo agradece.

Creó su propia pyme y página web llamada www.electricos24horas.cl y su instagram @electricos24horaschile en donde difunde su trabajo y sube algunas recomendaciones de sus propios clientes.

Una de las principales características que tiene es que cuenta con personal técnico femenino y masculino para la preferencia de sus clientes. Posee una sección llamada Clientas Seguras, en donde ellas podrán elegir la opción de género de sus especialistas que ingresarán a sus casas a realizar un tipo de trabajo.

«Estoy enfocada en incluir a más mujeres. Ojalá poder contratar a más, darle trabajo y que tengan la posibilidad de tener horarios más flexibles, y que se les pague bien. Me gustaría que ellas sigan asumiendo desafíos y siempre les voy abrir la puerta a quien quiera superarse y aprender», afirma.

«La electricidad es lo que más amo en la vida. La proyección que tengo ahora es seguir trabajando, conformar un equipo de compañeras de trabajo, y por qué no tener la primera constructora de puras mujeres. Sería maravilloso», finaliza.

 

Seguir leyendo