¿Peras con manzanas? Comparan a Pinochet con Maduro por negar crímenes de lesa humanidad en la ONU

Autor: La Cuarta

Ambos dictadores habrían presentado, desde orillas opuestas, argumentos parecidos para desvirtuar las acusaciones por violaciones a los derechos humanos presentadas en su contra por organismos internacionales.


Ayer el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, volvió a presentarse ante un organismo internacional, en un nuevo intento de legitimación del régimen chavista.

El portal argentino Infobae detectó que su exposición en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, “trazó parecidos con argumentos esgrimidos por el ex dictador chileno Augusto Pinochet”.

Una misión impulsada por la Oficina de la alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, ha confirmado graves violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

Incluyendo eventos que pueden representar crímenes de lesa humanidad y de “los que altos responsables del gobierno habrían sido cómplices”, asegura el medio.

¿Pinochet?

En 1975, durante la dictadura pinochetista —recuerda Infobae—, la Asamblea General de la ONU emitió una declaración en la que reconocía la existencia de la práctica institucionalizada de la tortura, los malos tratos y la detención arbitraria en Chile.

Así se creó el Grupo de Trabajo Especial, que posteriormente documentó ampliamente estas violaciones de derechos humanos “sistemáticas y generalizadas”.

Furioso ante la declaración del pleno de la ONU, Pinochet envió por cadena nacional un mensaje para negar todos estos supuestos inventos.

“Lo hago porque una reciente resolución de la Asamblea General ha pretendido lesionar esa dignidad, acusándonos, sin una base seria, de violar sistemáticamente los Derechos Humanos”, dijo el dictador.

En medio de la constante y sangrienta represión, el militar calificó al texto acusatorio de “falso, artificial, calumnioso y profundamente injusto”.

Sobre las investigaciones internacionales, Pinochet dijo: “Nuestras fronteras han estado abiertas para todos cuantos han querido visitarnos, aun cuando muchas veces era evidente que algunos solo venían a nuestra Patria a afianzar un prejuicio adverso ya adoptado”.

“Permitimos incluso la entrada al país y el libre trabajo de varias comisiones investigadores, que ninguna norma jurídica nos obligaba a aceptar”, añadió.

El parecido con Maduro

El Mandatario venezolano dijo ayer que mantiene firme su colaboración con el Consejo de Derechos Humanos.

No obstante, aclaró que rechaza “cualquier mecanismo inquisidor que pretenda usar la causa de los derechos humanos como herramienta política”.

Con un discurso parecido al del dictador chileno, indicó que se trata de “provocaciones ideologizadas”.

Si el dictador chileno admitió que negaron la entrada a un grupo de trabajo por “razones de dignidad y seguridad nacionales”, por su lado, Maduro ha limitado la presencia del equipo de Bachelet, que solo cuenta con un puñado de observadores de la crisis venezolana.

Según destacó este lunes, Venezuela enfrenta más de 450 sanciones con un presunto sesgo ideológico.

El enemigo, asegura Maduro, está afuera: “Los secuestradores de los activos y recursos del Estado venezolano han demostrado una gran crueldad, incluso en circunstancias de pandemia”, dijo en referencia al bloqueo de Estados Unidos.

Por su parte, Pinochet declaró: “Nuestro país no puede dejar de denunciar la falta de autoridad moral de nuestros acusadores. Lo que resulta sin duda vergonzoso es que se tolere, con pasiva indiferencia, que los que hagan cabeza en el ataque en contra nuestra sean la Unión Soviética y sus países satélites, cuyo imperialismo ha manchado y sigue manchando de sangre las más diversas zonas del planeta”.

Si el dictador chileno aseguró que “los derechos humanos son la savia y la médula de la democracia chilena”, Maduro dijo ayer que su objetivo es garantizar la felicidad y estabilidad.

“Cambiemos el sistema de organización económica capitalista depredadora, que tanta guerra y miseria ha generado. Seamos capaces de generar un sistema de justicia y equidad”, sostuvo.

Seguir leyendo