Encuentran viva a la niña desaparecida en Argentina: estaba con su secuestrador

Autor: La Cuarta

La menor de 7 años había sido vista por última vez el lunes con el sujeto y, tras tres días de búsqueda intensa, apareció.


Desde el lunes, Maia, niña de siete años, se encontraba desaparecida luego de que un hombre se la llevara.

Sin embargo, este jueves la policía argentina confirmó el hallazgo de la menor. Estaba en buenas condiciones en Luján, localidad al noroeste de Buenas Aires. Así lo anunció un vocero del Ministerio de Seguridad de Argentina.

Según los uniformados, la niña estaba durmiendo en la calle junto a una bicicleta; hasta ahí había sido trasladada en las últimas horas por su captor.

La niña había sido vista por última vez el 15 de marzo, luego de que su madre le permitió ir a cambiar su bicicleta por una más grande con un «cartonero» del barrio. «Yo le permití ir a cambiar la bicicleta; ella se había encariñado con este hombre. Él jugaba siempre con ella delante mío, no sé qué me dio por darle permiso», dijo Stella Belloso, madre de la niña a la agencia Télam.

Fue la propia mujer la que señaló al sujeto como responsable del secuestro de su hija.

Lo apodaban «Carlitos» y se dedicaba a «cartonear», aunque la madre tenía escasos datos de él: delgado, con barba candado, de aproximadamente 35 años.

Corte de autopista

Los vecinos del sector cortaron la autopista Dellepiane durante el martes, para así llamar la atención hacia el caso; también hicieron una denuncia  al canal de noticias C5N, quienes vieron a un cartonero sacar la bicicleta de la menor de un contenedor de basura en la esquina de Dellepiane con Miralla.

Durante el miércoles, la policía reconstruyó el recorrido de ambos a través de las cámaras de vigilancia del Centro de Monitoreo Urbano, en que se vio a la niña subirse a un tren subterráneo junto al hombre la mañana del lunes.

Minutos más tarde, descienden en otra estación para terminar cruzando la calle en dirección a la localidad de Ituzaingó.

Es fue último registro que tuvo de la menor, quien era intensamente buscada por familiares y amigos.

A un investigador le llamó la atención que «en las imágenes se ve que está todo tranquilo, que la niña lo sigue, no hay forcejeos».

Seguir leyendo