Esperaba a su esposa sentado con unas sillas afuera del hospital, pero el Covid se la llevó

"Voy a dejar la silla vacía hasta el día en que ella venga y volver a sentarme aquí para tomar un chimarrão", había dicho el hombre.

El coronavirus, de alguna manera, nos acostumbró a todos a escenas tan tristes como la que se vivió en la ciudad de Cuiabá, capital del estado Mato Grosso, Brasil.

Allá, durante los últimos días Jarcedi Hahn se instaló con dos sillas a las afueras del Hospital Metropolitano. En una se sentó pacientemente. La otra la llevó para su esposa, Cristiane Fagundes Hahn, quien se encontraba internada por el Covid…

Ella ingresó al recinto médico el pasado 11 de julio, mismo día en el que el empresario brasileño se ubicó en los jardines contiguos para esperar el alta de su mujer y así regresar a casa para cuidar a sus tres hijos.

Cristiane, de 42 años, en algún momento mejoró. Incluso llegó a ser extubada, pero luego presentó un retroceso en su estado de salud y debió ser intubada nuevamente…

Una de sus hijas llegó hasta el hospital el pasado miércoles 4 de agosto para visitarla, pero por desgracia ya había sucumbido ante el virus.

¿Por qué las sillas?

"Todas las mañanas, nos levantábamos temprano antes de trabajar y hacíamos algunas tareas del hogar y nos sentábamos a tomar un chimarrão (mate), a hablar del día, lo que se haría, planeábamos algunas cosas y esta silla es para representar eso".

Con esas palabras Jarcedi Hahn explicó por qué llevó hasta los jardines del hospital las dos sillas, esperando a su mujer.

"Es una forma de recordarla, siento que está aquí. Voy a dejar la silla vacía hasta el día en que ella venga y volver a sentarme aquí para tomar un chimarrão", comentó antes del deceso de ella.

Esa misma semana, el empresario debía recibir la primera dosis de la vacuna contra el Covid. Para no tener que regresar a la ciudad y para que pudiera seguir allí, esperando, el Ayuntamiento de Sapezal tuvo un gesto y le hizo llegar la inoculación hasta el municipio de Várzea Grande, donde queda el recinto...

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA