Hombre apuñaló a examigo que se había comido su completo

Autor: La Cuarta

El incidente del "perro caliente" entre estos excompañeros de trabajo había ocurrido cinco años atrás. Pasó un largo tiempo para que todo explotara...


Era una disputa que se arrastraba desde hace cinco años.

Matthew Evans, de 36 años y oriundo del pueblo de Berkhamsted (Inglaterra), le guardaba rencor a un viejo compañero de trabajo. ¿El motivo? Lo acusaba de que una vez se comió un completo que era suyo, un «perro caliente».

En principio, según consignó HertsLive, la situación no pasó a mayores. Pero todo se reavivo cuatro años más tarde, a fines del 2020, cuando ambos se reencontraron.

Según relató el fiscal James Onalaja, ese día Evans provocó una discusión entre ambos, en la cual mencionó el confuso incidente de la salchicha.

El sujeto en cuestión intentó golpear a su excompañero con un martillo, pero falló e hirió a su propia polola. Ello permitió que el excolega pudiera huir tras darle a Evans con la herramienta.

Aquel incidente no fue informado a la policía.

Visita inesperada

Pero solo unas semanas después, el 5 de enero del 2021, se vieron nuevamente la caras.

El excompañero se encontraba en la casa de un amigo, ubicada en la ciudad Hemel Hempstead. Fue ahí cuando alguien tocó a la puerta.

Y fue el propio excolega quien fue a abrir, encontrandose con Evans, quien con una calmada voz le habría dicho:

—¿Te acuerdas de mí, m…?

Fue ahí cuando el sujeto decidió atacar al amigo que supuestamente se comió su completo hace cinco años. Primero le pegó en la cara y en el pecho; luego lo apuñaló en el abdomen y le hizo un corte en la cara.

Mientras Evans huía, el agredido era trasladado al hospital.

Tras el hecho, Evans debió enfrentar a la justicia, lo que terminó en que el 8 de julio fue condenado a cuatro años y diez meses de cárcel, tras declararse culpable.

Según el abogado defensor, Evans padece estrés postraumático tras haber hecho el servicio militar. Además, mencionó que en el ataque estaba bajo los efectos del alcohol y la cocaína.

Seguir leyendo