«El peor error de mi vida»: No se vacunaron y la vieron negra por el coronavirus

Autor: La Cuarta

Cuando en Reino Unido la variante de Delta ha disparados los contagios, el profesor y epidemiólogo John Wright escribió un diario con testimonios de pacientes.


Reino Unido había logrado controlar los contagios de coronavirus al alcanzar la mitad de su población vacunada. Sin embargo, la arremetida de la variante Delta volvió a complicar el escenario, particularmente para quienes aún no se han enfrentado al pinchazo.

En ese escenario, el profesor John Wright, médico y epidemiólogo, quien es director del Bradford Institute for Health Research, ha estado escribiendo un diario para BBC News.

Ante el aumento de personas internadas en las UCI, particularmente en la de un hospital en Bradford, el especialista recogió los testimonios de dos pacientes, quienes compartían una misma características: no se vacunaron.

«Me humilló»

Primero, Faisal Bashir, de 54 años, quien se encontraba en un excelente estado físico, decidió no enfrentarse al pinchazo porque «fui arrogante».

Claro, él Iba al gimnasio, andaba en bicicleta, caminaba y corría. «Como estaba fuerte y saludable pensé que no la necesitaba».

Además, se dejó influenciar por algunas cosas que leía en redes sociales sobre la vacuna AstraZeneca.

Sin embargo, «no pude evitar el virus», sin saber «cómo ni dónde» se contagió.

El paciente recién fue dado de alta el miércoles, tras estar toda una semana recibiendo oxígeno. «Lo que experimenté en el hospital, la atención y el profesionalismo, me humilló», confesó.

Ahora, el gustaría haberse vacunado: «La gente está llenando los hospitales porque toma riesgos y esto está mal. Me siento tan mal que espero que hablar ayude a otros a evitar esto».

«El peor error»

Otro arrepentido es Abderrahmane Fadil, un profesor de ciencias de 60 años, quien tiene dos hijos.

Su desconfianza hacia las vacunas lo llevó a estar internado en la UCI durante nueve días; desde que llegó al país desde Marruecos en 1985, nunca había pasado una noche en un hospital.

Ahora que pasó lo peor, «estoy encantado de estar vivo», declaró.

Su esposa se había vacunado, pero él «era reacio». Sentía que su «sistema inmunológico era lo suficientemente bueno». Al inició de la pandemia ya se había contagiado de coronavirus y asumió que su organismo ya «tendría defensas».

Hoy piensa que no vacunarse «fue el mayor error de mi vida, porque «casi me cuesta la vida… Tomé muchas decisiones tontas en mi vida, pero esta fue la más peligrosa y grave».

Y aunque Fadil fue dado de alta hace ya un mes, aún no siente completamente recuperado.

«Me gustaría poder hablar con cada una de las personas que se niega a ponérsela», le gustaría decirles: «Miren, esto es una cuestión de vida o muerte. ¿Quieres vivir o morir?».

Seguir leyendo