El marido se le volvió loco: puso amigos de estáticos

"Llevo 20 años de matrimonio feliz, doc. Se lo juro: me saqué un 7 con mi marido, que es trabajador, se viene derechito a la casa y cuando quiere tomarse algo invita a sus amigos..."


Doctor Cariño:

Llevo 20 años de matrimonio feliz, doc. Se lo juro: me saqué un 7 con mi marido, que es trabajador, se viene derechito a la casa y cuando quiere tomarse algo invita a sus amigos, que se toman el finde, literalmente, al lado de la parrilla.

Yo, acostumbrada, viéndolo contento, aprovechando mi espacio para ver las series que me encantan. Pero vino esto de la pandemia y mi esposo se volvió loco. Aparte de quedar detruido porque su empresa se fue al hoyo, le dio por hacerse profesional de la carne. Está reventando la tarjeta de crédito comprando vacunos que crían entre algodones, utensilios caros… Y ahí está, haciendo carne para él solo, porque yo me aburrí. Con decirle que ahora compró unos monos estáticos, a los que le puso el nombre de sus amigos.

Tengo miedo.

María Paz

Maripa:

Me recordó a un amigo que le echaba carne hasta al té de la mañanita. Está mal su marido, porque ese hobbie se convirtió en adicción.

Sin pega y consumiendo la tarjeta, va a terminar vendiendo cosas de la casa si no lo para en seco. Y si no lo hace, además, se le va a morir de gota. Háblele clarito y haga una estrategia, porque como eso ya es vicio no le será fácil dejarlo. Acompáñelo un rato en sus “carretes” de locura y, de a poco, dígale que baje la dosis.

Póngale una meta semanal. Que se entretenga en otra cosa, que haga una pyme de verduras, pero que no la arrastre a usted al hoyo financiero.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo