Engaña a su familia con una botella de pisco: lo quieren fuera de la casa

Amo a mi mujer, pero el alcohol no lo puedo dejar. El otro día llegué a la casa muerto de curado y mi esposa me pegó.


Doctor Cariño:

Amo a mi mujer, pero el alcohol no lo puedo dejar. El otro día llegué a la casa muerto de curado y mi esposa me pegó. Le pedí disculpas y ella me dijo que si dejaba el trago me recibe en la casa y si no que me fuera.

Pero lo paso tan bien con mis amigos que he optado por irme donde mi mamá y seguir en la mía. Estaba todo bien hasta que un primo me contó que vio a mi señora con un tipo en una plaza comiendo helado. Ahora sí que me morí y caí más en la bebida. Quiero ayuda y no sé a quien recurrir. Por esta razón es que pensé en usted Doctor Cariño. Por favor.

Felipe

Pipe:

Cosas como esas dan pena. Pero le voy a decir la verdad. Alguna vez también tuve problemas con el copete y dejé a mi señora botada. El drama es que cuando me fui a vivir solo el tema se acrecentó y terminé un día asaltado en la calle por penca. Y ahí me cayó la teja.

¿Usted está esperando algo grave para dejar el alcohol? Lo de que ella esté tomando helado con alguien no dice nada. Converse con su mujer, pero antes converse con su conciencia y trátese.

Hay varias alternativas para dejar de chupar como animal. Y con eso recuperará a su familia. Ella es la única persona que le debiera importar en esta vida en vez de pololear con una botella de pisco. De verdad mi perrito. Juegue.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo