Lo pateó la mujer por curao y hasta debió escuchar en vivo performance de su ex con otro

Parto altiro dejando en claro algo: la culpa de mis males la tiene el copete. Por la sed de alcohol me acabo de quedar sin casa, sin hijos y, lo que es peor, sin mujer.


Doctor Cariño:

Parto altiro dejando en claro algo: la culpa de mis males la tiene el copete. Por la sed de alcohol me acabo de quedar sin casa, sin hijos y, lo que es peor, sin mujer. Estoy de allegado en la casa de mi hermano menor, que es soltero, y debo ser testigo de oídas de cómo se revuelca cada noche con una amiga distinta.

Yo, por mi parte, me las arreglo solito, pero con pena. Es que no atino con las mujeres, ellas no quieren nada conmigo y cuando le hablo a mi mujer por el celu, ella me corta. Una vez cortó mal y caché cómo se daba con tutti con otro gallo. Igual me quedé pegado al celu y me dio por escuchar todo, pero llorando. De ahí me fui a tomar como dos días seguidos. Estoy que me mato, porque me sobra sed y estoy seco de amor. Deme el consejo, por favor.

Lilo

Don Pililo:

Querido consultante, me da una pena enorme leer su caso, pero eso no deja quieta mi pluma para el consejo. Vaya de una, pero así, chispeando los dedos, a ver a un doctor de la salud del cuerpo. Un especialista en adicciones, porque usted es un “curaíto”, un orilla de playa, un secante, que requiere de ayuda profesional.

En lo que a mí toca, le cuento que las mujeres ya no están dispuestas a soportar a un escabeche por compañero de vida y lecho. Ni siquiera las cabras que les gusta el “tach an gou”, porque esas van a pasarlo bien en comistrajo, bebida y merecumbé… y usted cuando le da a la chupeta se queda dándole besos a la botella y nada de Kamasutra. Por eso, reitero, vaya a tratarse la adicción al trago y verá cómo sale de perdedores en el catre. Y no moleste más a su ex esposa.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo