Enfermera lo tiene enfermo de los nervios

Me operé de úlcera hace un mes y en la clínica conocí a una enfermera que me dejó loco con sus besos y caricias. De hecho, cuando le tocó turno de noche hicimos el amor en mi habitación hasta que se me cortaron unos puntos de la intervención quirúrgica.


Doctor Cariño:

Me operé de úlcera hace un mes y en la clínica conocí a una enfermera que me dejó loco con sus besos y caricias. De hecho, cuando le tocó turno de noche hicimos el amor en mi habitación hasta que se me cortaron unos puntos de la intervención quirúrgica.

El problema es que ahora ella quiere que tengamos una relación y yo soy un hombre casado con hijos que lo único que quiere es tranquilidad. Sé que me equivoqué, estoy arrepentido, y debo reconocer que tengo un miedo enorme porque me pueden acusar con mi señora y perderé mi linda familia. Quedo atento doc a sus sabios consejos. Aunque sé que me merezco un tirón de orejas. 

Mario

Don Mario:

Si sabe que le voy a tirar las orejas es porque reconoce que lo que hizo fue una estupidez del porte del hoyo negro recién descubierto. Su esposa no se merece que un hombre la engañe, más aún con hijos y con un marido enfermo que supuestamente debe cuidar en la casa.

No compadre, acá no es así la cosa y aunque duela debe andar con la verdad al frente. Siente a su mujer en el living, respire profundo y cuéntele la firme. Se le va a caer la cara de vergüenza, pero le juro que el rostro de ella será un funeral. Agarrará sus cosas, a sus hijos y se irá donde su madre, o quizás lo echa a usted. Asuma, piense y después debe jugársela para recuperar el amor. Eso habla de un hombre arrepentido. Pero si lo esconde, la otra enfermera lo va a matar a llamados y su esposa se enterará por fuera. Ahí debería hacer un orificio y se entierra como el Chimuelo.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo