Está a punto de casarse y anda con ganas de sacarse los balazos en trío con ex pololas

Me quedan treinta días para dejar el equipo de los solteros, donde lo he pasado de verdad chancho. Copete, bailoteo, mujeres y más mujeres. Pero me llegó la hora de sentar cabeza.


Doctor Cariño:

Me quedan treinta días para dejar el equipo de los solteros, donde lo he pasado de verdad chancho. Copete, bailoteo, mujeres y más mujeres. Pero me llegó la hora de sentar cabeza, vestirme de frac y decir sí ante las dos leyes: la de Dios y la de los humanos.

Pero la sola perspectiva de que pierda mi libertad me tiene tiritón. Más todavía cuando, enteradas de mi próximo cambio de situación legal, se me aparecieron dos ex pololas que me tienen amenazado con darme sendas despedidas de soltero.

Quiero ir, pero temo que tras probar sus manjares termine echando pie a tras con la boda y me encierre con ellas hasta morir de puro dichoso que me sentiré. ¿Qué hago? ¿Peco y sigo adelante con la boda?

Haroldo

Haroldito:

Para qué le da tantas vueltas al asunto, usted tiene cero ganas de pisar el palito. Se ve a la legua que no está maduro para convivir a diario y por mucho tiempo con la mujer que ama.

¿La ama? Le pregunto porque si la quisiera no se andaría con devaneos y arrepentimientos. El consejo más certero que le voy a dar es que hable con su novia y le cuente la verdad, pero la pura y dura.

Lo más probable es que ella misma le allane el camino y lo mande de una feroz patada en el traste a su amada libertad. Y no llore si tras encamarse y hacer trío con las ex pololitas le baja el arrepentimiento y vaya a llorar y berrear ante la ventana de la que dejó. Porque si lo aceptan, es para tomarse una venganza de esas en los que los “vivos” terminan con así los mansos cuernos.

 

 

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com 

Top de La Cuarta

Seguir leyendo