Gracias, CDF

Quiero darle las gracias a CDF por abrirme los ojos. Conocí a mi actual esposo en el estadio. Los dos de Colo Colo, a morir, en las buenas y en las malas.


Doctor Cariño:

Quiero darle las gracias a CDF por abrirme los ojos. Conocí a mi actual esposo en el estadio. Los dos de Colo Colo, a morir, en las buenas y en las malas.

Ambos sufrimos esta pena de estar a nada de descender, una pena que nos tiene amargados en casa, sin poder ir al estadio. Yo creía compartir esa pasión, algo que no era así porque este desgraciado me mentía. Fíjese que me dijo que trabajaba el miércoles en Rancagua y que volvía el jueves.

Uno confía. Yo no iba a poder ver el partido, porque tenía que ir al doc, pero al final me puse a ver el duelo. Viene el dolor de los goles y una imagen: ¡mi esposo con una mina, con la camiseta caturra y gritando los goles! El desgraciado se daba hasta besos de alegría. Imagínese mi doble dolor: me engañaba todo este rato, ¡y doble!

Carolina

Caro:

Conozco a varios que por amor son capaces de cambiar de camiseta, con tal de dar en el gusto. Y bueno, lamentablemente, es el caso de su esposo. A lo mejor su pasión por el albo le nubló su cabeza y no se dio cuenta de este vil engaño, ante los ojos de los chilenos.

Ya siento su pena: viendo al jetón dándole besitos al escudo del caturro y a su orgullosa polola. Y, además, fueron tres puñaladas en el arco. Se deben una conversa larga, para sincerar posiciones y ver a qué color le hace su marido antes de mandar la relación a los potreros.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo