ventanita sentimental

El hijo de su polola lo odia con el alma

Definitivamente, me enamoré de una mujer extraordinaria. Es trabajadora, linda, inteligente. La conocí en el Metro y después de unas estaciones nos pusimos a conversar.


Doctor Cariño:

Definitivamente, me enamoré de una mujer extraordinaria. Es trabajadora, linda, inteligente. La conocí en el Metro y después de unas estaciones nos pusimos a conversar. Fue muy romántico. Nos pusimos a pololear hace dos meses y ella me dijo que podríamos irnos a vivir juntos. Le juro que eso me dejó intrigado, porque lo lamentable de esta historia es su hijo. Digo lamentable, porque el niño es insoportable.

No nos deja conversar, me pega patadas en las canillas, me tira agua y el otro día me orinó unos zapatos que dejé en el living. Tiene 10 años y le juro que me odia. El otro día me dijo que nunca voy a ser feliz con su mamá. Y ahí me dejó loco. No he hablado con ella y me da pena, pero esto no da para más.

Sergio

Don Checho:

Sé lo que pasa cuando uno pololea con ella y no está sola. El niño tiene celos, le están quitando a su mamita. Y por eso es así con usted. Sea inteligente, llévele regalos, invítelo a tomar helado, si le pega, bromee, pero hable con su pareja para que lo lleven a un orientador.

Encuentro muy raro que con 10 años un pequeño sea capaz de decir “nunca va a ser feliz con mi mamá’’ y al ratito va a orinarle sus zapatos. Raro. Hay cabros malos, pero este es de temer. Si ama a su novia y quiere algo serio, juéguesela convenciendo al menor a quererlo. Lleva sólo dos meses frente a este diablillo. El tiempo los unirá y capaz que se hagan hasta inseparables.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo