Juguetito le salvó la cuarentena pero dejó al pololo en la banca


Doctor Cariño:

Soy separada, pero tengo un pololo, puertas afuera eso sí, aunque ahora con la cuarentena hace como dos meses que no lo veo. Por eso empezamos a buscar alguna forma de tener algo de “intimidad”. Llamadas hot y videoconferencias bien jugadas salvaron harto al principio, pero con el paso de los días se va perdiendo la magia.

Por eso, por primera vez en la vida probé un juguetito de esos que vibran, y santo remedio. Se fue la angustia, el estrés y ando feliz todo el día. De hecho estoy a punto de darle la PLR al pololo, porque ya no me sirve para nada. Les dejo el dato chiquillas.

Judit

Querida Judy:

Que bueno que en estos días tan peludos encontró algo que la tenga contenta. Y no es tan raro lo que le pasó, porque esas llamadas calentonas salvan harto cuando son de vez en cuando, pero si es a cada rato se empiezan a chacrear. Se extraña el poder tocar, oler y hasta saborear a la pareja y en eso el celular sigue al debe.

Ahora, como está difícil salir a comprar, encargue por internet unas pilas recargables y con eso se asegura andar con los ojitos blancos hasta que matemos al bicho.

 

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo