Le volvieron las mariposas en la guata con el amor platónico

"Hace dos años mi amor imposible me rompió el corazón, porque se fue a Australia sin que le pudiera decir que más que su amigo yo siempre quise ser su Romeo..."


Doctor Cariño:

Hace dos años mi amor imposible me rompió el corazón, porque se fue a Australia sin que le pudiera decir que más que su amigo yo siempre quise ser su Romeo.

Yo sé que ella me quería, pero sólo como yunta, y sufrí un kilo cuando partió al otro mundo con un zorrón que conoció de un día para otro. Pero supe que volverá, que al parecer las cosas con el ojitos de piscina no resultaron, y me volvieron las cosquillas a la guata.

Quiero que sepa que nunca la ha dejado de querer y que puedo darle todo. Pero también me da miedo que no me pesque y tenga que seguir chupándome el dedo. Ayúdeme. ¿Qué hago?

Martín

Don Martincho:
Estaba por pegarle la mascada a una buena caldúa cuando leí su carta y fue como si la cebolla se me fuera directo a los ojos. Me dio pena, porque hay cosas en la vida que son o no son, poh gancho.

Y una de esas es que usted es el perrito faldero de una cabra aventurera, que lo debe estimar como paño de lágrimas, pero no como el macho que estoy seguro que es. No se arrastre de nuevo, no vale la pena.

Si ella ya se fue al otro lado del mundo con otro es porque usted no le marca ni un rating. Así que si la va a ver, que sea como amigos. No va a cambiar nada por más ganas que usted le ponga. ¡Atine!

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo