Los inolvidables ojos azules

En la feria y con mascarilla vi unos ojos que fueron inolvidables después de 25 años. Era él, mi primer pololo.


Doctor Cariño:

En la feria y con mascarilla vi unos ojos que fueron inolvidables después de 25 años. Era él, mi primer pololo. Y yo sin saber que trabajaba vendiendo papas lo llamé por su nombre y él me respondió con un “sí’’, sin cachar que era yo la que lo había reconocido.

Cuando le dije quién era se puso a llorar. Me dijo que nunca me olvidó y que se casó con una mujer con quien lleva 10 años de matrimonio. Me señaló que estaba triste, amargado y quería que lo llamara por celular. Me dio su número y me fui.

Después de eso llevo cinco días con sueños mojados con él y lo deseo con el alma.

Pía

Mijita:

Eso de los sueños mojados son ricos hasta cuando uno despierta y hay que ir al baño a agarrar el jabón, pero en la vida real esa relación con un hombre casado lo único que le puede dejar es un tremendo problema suyo y para la familia del caballero de los ojos azules.

Quizás él le dijo que estaba triste para puro comérsela, pero después usted quedará muerta en dolor cuando el hombre la haga pebre en el ring y después regrese con su esposa.

No se meta con hombres casados. Se destruyen familias y usted debería ver miles de alternativas solteras que sobran en las calles.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo