Malo para el catre o engañado

Mi esposa nunca más me pescó. Fue mi cumpleaños y con suerte me regaló un lápiz y comimos con los niños. Lo penca es que las cosas materiales dan lo mismo.


Doctor Cariño:

Mi esposa nunca más me pescó. Fue mi cumpleaños y con suerte me regaló un lápiz y comimos con los niños. Lo penca es que las cosas materiales dan lo mismo.

Mi sufrimiento es porque no le veo el ojo a la papa hace varias semanas y siento algo extraño en su mirada. Creo tener un sexto sentido y eso se relaciona mucho con unos cuernos que me hacen picar la frente, porque van a salir.

Me hablaron de un jefe nuevo que llegó en su pega. No quiero pasarme rollos, pero no puedo andar investigando para cachar cómo me comen la mujer.

Fabián

Fabito:

Aquí es súper simple. Mejor en vez de andar como un detective privado, vaya al grano al tiro y converse con su señora. Dígale que tiene unos granos en la frente y que parece que son cachos, luego le pregunta por qué no le da la pasada y luego le tira al jefazo que -supuestamente- anda califa con ella.

Seguro se lo va a negar, pero debe darle la confianza para que le diga cualquier cosa. Ojo que podría gritarle que es una estupidez lo del amante, pero también podría encararle usted que es un malo para el catre y que por eso prefiere no hacer el amor. Así que vaya preparándose. Esperemos que no sea nada grave.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo