No quiere vender su casa a inmobiliaria pero ejecutiva le rompió el corazón

Damián está a un pelo de vender una casa que perteneció a sus padres y abuelos. ¿El motivo? Enganchar con la ejecutiva de ventas una cena romanticona...


Doctor Cariño:

Vivo en una comuna de Santiago (una bien buena para hacer edificios…) y me resisto a vender mi casa. La heredé de mis viejitos y ellos de los suyos. Es casa buena, de paredes gruesas, que le saca la lengua a los terremotos, pero hay una inmobiliaria que insiste en que se la venda. Y no quiero, poh.

Por un lado, me queda cerca de le pega, estoy al lado de mis otros familiares y hay mucho recuerdo que no pienso botar. La verdad es que me parezco al viejito de la película UP!, pero en joven.

No pasa por un tema de lucas. No quiero nomás. Me caen martillos, clavos de las construcciones aledañas a mi patio, pero no lo van a lograr. Bueno, usted se preguntará qué diantres hace esta carta en la Ventanita Sentimental.

Pasa que ahora me mandaron una bella ejecutiva y me enamoré, doc. Ella me dijo que si yo se la vendía sus jefes iban a contratarla y que, si pasaba eso, ella se ponía con una cena para los dos. Estoy que la vendo, ¡qué hago!

Damián

Viejito chanta de UP!:

La historia de Carl Fredricksen, versión chilena. Y bien chanta, también, porque cambió la tierna historia de amor de la pareja de tatitas por un ordinario flechazo. Por un lado aplaudo sus principios y que no se venda por el dinero, pero mató toda la carta con el final calenturriento.

¿Sabe? Estaba dispuesto a darle consejos inmobiliaros, pero con este vil convencimiento de la empresa me queda claro que usted es de cartón. Cómo va a destruir sus convicciones por este enamoramiento por una ejecutiva que le debe haber hablado de puros números.

Cómo tan pájaro para comer de ese cuento más viejo que su pariente que armó la casa hace dos siglos. Una cena de 20 lucas por una casa de no sé cuántos millones. Saque cuentas… Hasta el perro Dug olfatea que usted no hace sinapsis.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Seguir leyendo