ventanita sentimental

No sabe qué hacer con joven enamorado

Hace siete meses terminé con un pololo de años y me di la gran vida de soltera. Entre fiesta y fiesta, conocí a un cabro que fácilmente podría ser mi hermano chico.


Doctor Cariño:

Hace siete meses terminé con un pololo de años y me di la gran vida de soltera. Entre fiesta y fiesta, conocí a un cabro que fácilmente podría ser mi hermano chico. La cosa es que con unos copetes en el cuerpo, nos dimos un par de besos y terminamos haciendo el libro completo del Kamasutra. Así llevamos dos meses, doc. No lo voy a negar, lo he pasado chancho con mi enamorado, pero ahora igual tengo mis dudas, porque no sé si esto es lo que quiero en mi vida.

Sucede que él acaba de cumplir 28 años y sus panoramas son salir de fiesta, tomar chelas y pasar la caña. ¡Si me siento como una adolescente! Y yo, a mis 40 años, no estoy para andar de niñera de nadie…

No niego que el cabro es esforzado, si incluso comenzó su propio negocio, pero no sé si seguir disfrutando la vida loca o chantar la moto y decirle que terminemos. ¿Qué hago?

Mi enamorada:

Deje de lado los prejuicios con su joven enamorado. ¿O no ha escuchado la frase de que no hay edad para el amor? Si lo pasa bien, si le sirvió para dejar en el olvido a su eterno pololo, y la hace ver estrellas cada vez que están en el ring de cuatro perillas, no hay motivos para terminar.

Capaz si habla con él y le plantea la posibilidad de que no la invite a tomar puras chelas, el cabro despabila. Usted sabe que a veces el hombre es medio pajarón y no se da cuenta de los detalles. Si le cuenta lo que le está pasando, capaz la termina sorprendiendo y puede pasarlo aún mejor. Por ahora, déjese sorprender, que no me cabe duda que se lo merece.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo