Payasita lo dejó para levantar carpas en Jamaica

Aprendí que el show siempre debe continuar, pero no sé cómo pararme de esta y por eso me atreví a escribirle.


Doctor Cariño:

Aprendí que el show siempre debe continuar, pero no sé cómo pararme de esta y por eso me atreví a escribirle. Se la hago corta: hasta hace poco tenía una pyme de animación de cumpleaños, me iba la raja, pero tuve la mala suerte de enamorarme de la payasita del grupo. Fue un año inolvidable. Después de las fiestas, llegábamos a mi casa y levantábamos carpa disfrazados, al punto que llegaba a dibujarle una sonrisa en su cara bufona. Todo fue soñado hasta que ella me dejó, se fue a Jamaica por su alma aventurera y ahora la sigo como Maluma, a través de su Instagram, donde la veo con los medios negros métale porros y otros rollos que no me atrevo a contarle. Sé que ella sabe que la sicopateo, pero estoy muerto en dolor. Socorro.
Keno

 

Kenito:
Lamento que la mujer a la que le debe haber chorreado agüita desde las cejas lo haya cambiado por el vicio. Al final, la “María Juana” la hacía más feliz que su pitillo entumido, por triste que parezca. Y lo que le recomiendo, por duro que sea, es que dé vuelta la página. La payasita ya debe estar levantando otras carpas fibrosas, como ya lo sabe, y sólo quedará como un buen recuerdo. Usted mismo lo dijo: el show debe continuar y para la próxima, si es que sigue con la pyme, engánchese por último de la mujer barbuda. Capaz que ahí corra menos peligro. Suerte, mijo.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo