El soberbio malo para el catre

Gente mala onda hizo que mi polola me dejara por otro. Siempre la amé, siempre la respeté, pero como estuve casado tres veces empezaron todos los envidiosos a meterle basura a mi mujer, señalándole que la dejaría como a todas.


Doctor Cariño:

Gente mala onda hizo que mi polola me dejara por otro. Siempre la amé, siempre la respeté, pero como estuve casado tres veces empezaron todos los envidiosos a meterle basura a mi mujer, señalándole que la dejaría como a todas. En la cama rendí como un campeón.

Hasta ella me lo reconoció en muchas oportunidades. Le di todo, y me quería casar. Pero una amiga le presentó a un musculoso de un gimnasio y me botaron al tiro. El gallo puede ser fortachón, pero en el catre varios de esos no funcionan.

Estoy picado, muy picado.

Marco

Marquito:

Yo creo amigo que le falta agacharse para recoger su modestia. Lo encontré soberbio, se cree un capo en el ring de cuatro perillas y eso no se habla a los cuatro vientos. Se alumbró solo.

Y claro, algo penca debe tener si en tres matrimonios no ha resultado uno. Lo siento amigo, no lo conozco mucho, pero por todos los antecedentes que hay en la mesa, no le creo ni lo que reza. Tiene una pinta de chanta y de malo para el catre que es imposible tenerle fe.

Adiós.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo