Quiere tirarse al dulce con vecina que se lleva a la pega

Por ser caballero, desde hace un rato que me estoy llevando a la vecina a la pega y mi señora sabe, porque la idea era ayudar a que ella no se contagiara en la micro.


Doctor Cariño:

Por ser caballero, desde hace un rato que me estoy llevando a la vecina a la pega y mi señora sabe, porque la idea era ayudar a que ella no se contagiara en la micro. Y en estos piques mañaneros descubrí que mi pasajera, además de ser guapa y una excelente mujer, está a punto de separarse. Creo que nos hemos hecho bien amigos, ella cada vez me cuenta más cosas y yo he empezado a sentir mariposas en la guata. No sé cuánto más voy a aguantar, porque mi mujer ya no me provoca como antes, menos en el encierro, y la vecina es todo lo que siempre soñé. ¿Qué hago, viejo lobo de mar?

Feña

Don chofer:

No importa que el mundo se esté cayendo a pedazos, porque mirar para el lado siempre será un sacrilegio y una puñalá en el alma, en este caso para su pobre esposa que le aplaudió el gesto generoso de acarrear a la vecina desvalida. Por lo que me cuenta, la mujer que vive al frente sólo le ha abierto sus problemas, pero no las piernas como para que se esté pasando esos rollos. Es más, nadie la garantiza que si se tira al dulce no le va a llegar el manso charchazo, por fresco y pasado para la punta. Por ahora, creo que se trata sólo de sueños calenturrientos suyos y es mejor que los espante pronto, dándose cuenta que su esposa no merece que le ponga los cuernos. Gil.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo