Volvió el fútbol, volvió el tufo

Estábamos todo impecable con mi marido, hasta que volvió el fútbol. El sábado de la semana pasada en la mañana partió a la botillería a comprarse 24 latas de cerveza.


Doctor Cariño:

Estábamos todo impecable con mi marido, hasta que volvió el fútbol. El sábado de la semana pasada en la mañana partió a la botillería a comprarse 24 latas de cerveza. Con eso se aperó y se puso a chupar todo el santo día, y el domingo lo mismo.

Lo penca, además, es que en la noche se pone jugoso y empieza a dárselas de romántico y usted comprenderá, doctor, que el tufo de curado es terrible y a una no le dan ganas de hacer nada sensual. Lo bueno es que el lunes cambia todo su hábito y se porta bien, hasta que vuelve el sábado.

No sé qué hacer, porque los findes son un espanto desde que volvió a rodar la pelota en Chile. Estoy que me voy donde mi mamá.

Julia

Mijita:

Póngale el hombro a la situación, sin salir arrancando a donde su mamita. Acá tiene que el mismo lunes, después de ese fin de semana regado, pescar a su marido y cantárselas sin chistar. O deja de tomar como condenado o se le acaba su señora.

Es que no puede estar tan desesperado de mirar el fútbol con una cerveza tras otra. Le creo un par, pero si se enchufa 24 es que no es normal, pues. Y más encima en la noche quiere que le den la pasada. Está loco. Así que cánteselas nomás y si no cambia agarra sus maletas y ahí, reciencito, se va a las faldas de su madre.

Aunque el que debería echarse el pollo es él junto a sus dos docenas de chelas.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo