¿Cómo el alcohol nubla la vista?

Autor: Rodrigo Ruiz

Suena a cliché, pero si este “18” va a beber, pase las llaves, ya que los tragos de más afectan de manera notoria lo que vemos, tanto detrás del volante, como de peatones.


Las Fiestas Patrias son una instancia de alegría y celebración, claro que todos los años la nota negra la ponen los accidentes de tránsito con resultado fatal. Buena parte de la culpa la tiene la ingesta de alcohol, principal responsable de la mayoría de los choques y atropellos.

El año pasado, los festejos dieciocheros dejaron un total de 21 fallecidos, que si bien correspondió a la cifra más baja en los últimos 15 años, dejó nuevamente en claro lo riesgoso del consumo de alcohol, ya que la mayoría de los accidentes tuvieron ese lamentable denominador común.

Problemas a la vista

Según los especialistas, uno de los principales problemas que genera tomarse unos traguitos de más y ponerse detrás del volante es la pérdida de visión, sentido que se ve gravemente alterado por esta ingesta. ¿Por qué se produce esto? Porque se ve directamente atacado el sistema nervioso.

Juan Pablo Cavada, doctor del Centro Oftalmológico Puerta del Sol, advierte que “el consumo excesivo de alcohol produce en las personas impulsividad, falta de valoración de riesgos y relajación muscular, la que afecta directamente nuestra vista, que se torna borrosa y que hasta hace perder el equilibrio a las personas, siendo un riesgo constante al momento de realizar actividades como manejar, e inclusive caminar”.

Conozca al detalle los peligros a los que se expone después de haber bebido más de una copita de vino o una cerveza.

Una cerveza o copa de vino

  • Problemas al percibir el color rojo, lo que dificulta la identificación de señaléticas, semáforos, luces de freno, etcétera.
  • Reducción de la visión, lo que dificulta acomodarse ante los cambios de luces en autopistas, cruces o cambio de luz de otro auto.
  • Problemas con la profundidad de distancia, lo que se traduce en complicaciones para adelantar vehículos o mantener distancia.

Consumo mayor o prolongado

  • Problemas con la vista lateral al momento de cruzar calles y presencia de mareos (tanto para conductores, como peatones).
  • Si el consumo de alcohol es prolongado y viene de meses, se genera un daño a los nervios ópticos, que puede ser irreversible.
  • Graves efectos a diferentes niveles encefálicos, que pueden llevar incluso a la muerte a quienes ingieren o a terceros.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo