Criptomoneda chilena tiene el alma verde

Autor: La Cuarta

“Solar Token” es el nombre de esta divisa cuya particularidad es que su valor cuenta con un equivalente en kilowatts-hora de energía eléctrica, producida sólo en proyectos de generación sustentable.


Solar Token es la nueva criptomoneda chilena que ya está a la venta mundial y que tiene una característica especial: su valor cuenta con un equivalente en kilowatts-hora de energía eléctrica, producida únicamente en proyectos de generación sustentable.

Esta nueva criptomoneda, que busca democratizar, descentralizar y fomentar el consumo y la transacción de energía renovable no convencional, es impulsada por un grupo de emprendedores, quienes conforman la empresa “Belinus”, plataforma de transacción y fomento de energías verdes.

“El proyecto nace por nuestro interés en el desarrollo de energías renovables. Al ver cómo aprovechar la tecnología Blokchain para estos fines, decidimos crear la herramienta, lo que implicó un profundo estudio de los mercados energéticos, para poder desarrollar un modelo de negocios que asegure la masificación”, explica Andrés Vega, uno de los cofundadores del proyecto.

Vega asegura también que “el Blockchain genera confianza y elimina intermediarios, lo que conlleva beneficios económicos y de funcionamiento para los usuarios. Nosotros realizaremos contratos PPA (Power Purchase Agreement) entre personas, lo cual cuenta con condiciones claras y automáticas, con el objeto de resguardar los intereses de las partes”.

Daniele Aresu, otro de los cofundadores del proyecto, comenta que “la búsqueda de un proveedor adecuado para desarrollar el token fue vital. Contactamos a varias empresas, tanto en Chile como en el extranjero, hasta que nos decidimos por la Génesis Zero, compañía de Dubai especialista en ciberseguridad y desarrollo criptográfico, quienes integraron distintos tipos de servicios en la criptomoneda, desarrollando lo necesario para las operaciones de transacción, entre otras”.

El proyecto Solar Token es impulsado gracias al apoyo de Corfo, a través del Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento (Prae) y también de distintas entidades privadas y gubernamentales, relacionadas al desarrollo de energías renovables, tales como la Asociación Chilena de Energía Renovable y Almacenamiento, la Asociación Chilena de Energía Solar A.G. y Cowork Atacama y Chrysalis Incubadora de Negocios, ambas áreas estratégicas de la Dirección de Incubación y Negocios de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, entre otros.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo