Destile un licor de su autoría en su casita

Autor: Rodrigo Ruiz

“Alambiques Chile” vende la maquinaria para hacer magia etílica en su hogar.


El sueño de todo buen bebedor es no tener que mover un pie de su casa para disfrutar de un destilado de calidad, y ojalá hecho por sus propias manos e ingenio. Claro que eso se ve lejano e imposible, ya que los alambiques que sirven para este proceso no están al alcance de un usuario común y corriente, o eso al menos era lo que se creía.

Gracias al ojo de Celso Loyola, desde ahora podrá preparar destilados con su sello y de producción personal, ya que con su pyme “Alambiques Chile” está acercando esta cultura al chileno común y silvestre.

“En Chile hay muy poco conocimiento sobre este arte de destilar. La gente cree que es algo que sólo realizan las grandes marcas, pero con esto hemos tratado de demostrar que es algo mucho más común y asequible de lo que se imagina”, explica el alquimista del elixir ancestral.

Ensayo y error

En su emprendimiento, Loyola comercializa alambiques de diferentes tamaños, incluso industriales, pero los que más llaman la atención son los más pequeños, de 10, 3 y 1 litro, ya que son los que adquieren las personas para uso doméstico.

Las cajas contienen todos los elementos que son necesarios para usar el alambique, y según Celso, “el resultado que logren las personas tendrá que ver con sus propios gustos, sus riesgos y mucho ensayo y error, hasta que encuentren los sabores que más los representen”, cuenta el seco del trago.

Un alambique de 1 litro, que es el que más compran para tener en las casas, ocupa un espacio muy pequeño en el hogar, y por cada 1.000 cc. de alcohol que se busca procesar, entrega cerca de 170 ml. de licor destilado.

“La magia está en probar. Puedes destilar cerveza, vino, vodka, añadir especies, frutos, lo que se te ocurra. Es un proceso súper entretenido”, reconoce Celso Loyola, quien también ofrece clases maestras para quienes quieran adentrarse más en este mundo.

Acerca de la inversión, el emprendedor rescata que “las 250 lucas que vale el alambique completo se recupera en el primer carrete, así que eso no es un tema, jajajá”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo