La “caja mágica” capaz de evitar miles de amputaciones

Autor: La Cuarta

Mentes penquistas fabricaron una cámara térmica capaz de medir el pie diabético, con una tecnología que detecta más de 20 mil puntos de la zona, permitiendo anticipar factores de riesgo y frenar la determinación de cortar una extremidad.


Tal vez el “cuco” más grandes de los pacientes con diabetes es sufrir la amputación de alguna de sus extremidades inferiores. Claro que ese temor podría reducirse de manera considerable gracias al trabajo de dos genios penquistas, que idearon una caja térmica capaz de medir el pie diabético.

Alejandro Carrasco y Fabián Quiroz, dos jóvenes ingenieros recién egresados de la Universidad de Concepción, se han impuesto en varios importantes concursos con su creación (como el Cens), consiguiendo incluso el financiamiento de Corfo y del Ministerio de Salud.

Según pronostican los especialistas, la implementación de esta especie de “caja mágica” en el sistema de salud pública podría evitar hasta 2 mil amputaciones al año, ya que gracias a esta tecnología se logran anticipar factores de riesgo y se logra tratar al paciente sin llegar a la drástica determinación de privarlo de su extremidad.

“La pesquisa oportuna de úlceras -o heridas en la zona plantar- de los pacientes, puede tener un gran impacto en evitar los casos más severos y que derivan en amputaciones”, afirman sus creadores.

Esta cámara térmica ya opera desde hace un mes en Talcahuano, donde 80 usuarios del Centro de Salud Familiar “Paulina Avendaño” ya han accedido a esta tecnología chilena.

Anticipación

A través de mapas de calor y con un alto grado de precisión, el sistema Footshot -o cámara térmica- detecta los riesgos de heridas en las extremidades, que predicen riesgos mayores.

La “caja mágica” consiste en una cámara térmica que detecta más de 20 mil puntos del pie, y es capaz de capturar la zona afectada y el grado de severidad de la herida.

Se estima que el pie diabético podría afectar, en algún momento de su vida, a un 25% de los 1,8 millones de diabéticos que existen en Chile. Por este motivo, en nuestro país cada año se producen alrededor de 2 mil amputaciones, con un costo para el sistema de salud de entre 16 mil y 60 mil dólares por cada caso.

Y es que sin una detección temprana y medidas oportunas para tratarlas, las úlceras en la zona plantar pueden derivar lamentablemente en amputaciones. La tasa de mortalidad en pacientes diabéticos posterior a esta intervención es del 70%. Pese a ello, los actuales mecanismos de diagnóstico vascular tienen una efectividad no superior al 50% en primera instancia.

“Este proyecto se destaca por ser súper innovador y por resolver un problema grave para las personas que sufren diabetes. La capacidad de anticiparse para un tratamiento oportuna tiene un alto valor”, destacó la representante de Corfo, Adriana Cárdenas.

Los desarrolladores están probando clínicamente su solución desde agosto, y se proyecta que a fines de febrero sean 400 usuarios del sistema público los que se beneficien de este protocolo diagnóstico.

Vuelta al mundo

Los desarrolladores están probando clínicamente su solución con 80 pacientes, y se proyecta que, a fines de febrero, sean 400 usuarios del sistema público los que se beneficien de este protocolo diagnóstico.
Quiroz y Carrasco obtuvieron $3 millones al imponerse en Cens y la oportunidad de viajar a conferencias internacionales en Colombia y Estados Unidos.

“Nos dará la posibilidad conocer cómo se están desarrollando dispositivos tecnológicos en otros países y también poder terminar el pilotaje en la atención pública”, dicen.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo