Pulsera da “una manito” a quienes la tienen difícil

Autor: La Cuarta

“My Oliber” se llama este emprendimiento nacional que, con imanes y placas metálicas, permite que un paciente con mano atrofiada levante hasta un kilo.


Por el mal que sea, muchas personas se ven imposibilitadas de utilizar sus extremidades superiores, lo que claramente limita su independencia, ya que hasta cosas tan básicas como comer se convierten, en el mejor de los casos, en toda una odisea.

Con ese desafío en mente, y de comienzo como el desafío para salir de la Universidad del Desarrollo, las diseñadoras Camila Vivallos y Bárbara López cranearon y dieron vida a “My Oliber”, órtesis que facilita un poco los quehaceres que sólo se pueden ejecutar con las manos.

“Somos dos mujeres que estamos dando todo por cambiar la calidad de vida de las personas”, cuentan las chilenas, que ya comercializan su producto en una veintena de países, algo que más allá de lo económico, les llena el corazón por el hecho de ofrecer soluciones a niños y adultos que sufren con sus manos atrofiadas.

“Jamás imaginé que iba a hacer una órtesis para las personas con las manos atrofiadas. Ha sido un crecimiento codo a codo con mis pacientes, ya que ellos me han ensañado a vivir, a valorar las cosas de la vida”, explica Bárbara López sobre My Oliber, uno de los emprendimientos destacados en la Expo Hospital 2019.

Esta órtesis funciona de la siguiente manera: por medio de imanes y placas metálicas -las que se adhieren a objetos de hasta máximo un kilo de peso, como tenedores, cucharas o lápices- permite realizar actividades cotidianas.

Esta pulsera, además de ser liviana y funcional, cuenta con diseños especiales para niños, con motivos de superhéroes y está disponible en una amplia gama de colores.

Puras flores

Aunque estas muchachas confiesan que la han tenido súper difícil para sacar a flote su proyecto, Camila Vivallo, otra de las creadoras del proyecto, admite que “estamos pagadísimas con cambiarle la vida aunque fuese a un solo niño, y el hecho de saber que se la estamos cambiando a muchísimos más y podemos seguir haciéndolo como que nos llena por completo”.

Entre los pacientes más satisfechos de My Oliber están los de instituciones infantiles, que han visto cómo se incrementan sus posibilidades cada vez que se ayudan de esta pulsera para realizar sus actividades.

Matías Orellana, fisiatra de Teletón, Coaniquem y Debra es uno de los profesionales que ha comprobado los grandes resultados que proporciona esta pieza. “Es una solución simple, económica y muy fácil de usar. Además, funciona para cualquier patología donde la función de la mano se está reduciendo”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo