Amaro rescata memoria de Ruz, el camarógrafo asesinado

Autor: La cuarta

Conductor de 24 Horas era un chaval en España cuando se enteró de la muerte del colega, en El Salvador.


Amaro Gómez Pablos (41) tenía 14 años y vivía en España cuando en 1982 una tragedia enlutó a la prensa criolla.
Ese año el camarógrafo de TVN Carlos Ruz Vieyra murió cuando cubría la guerra civil en El Salvador, junto al hoy periodista de MEGA, Julio López Blanco.
El rostro del canal nacional contó ayer que entonces se conmovió hasta las lágrimas y que todavía le impacta el caso.
Por lo mismo, donará toda la platita del Premio Internacional de Periodismo Rey de España que recibió el mes pasado de manos del monarca Juan Carlos, para rendirle un homenaje al malogrado camarógrafo.

GRABADO

Para materializar su anhelo, Amaro le pagará seis mil euros, poco más de 4 millones de pesos, al pintor criollo Mario Gómez.
La idea es que el artista confeccione un grabado y que éste sea exhibido a la entrada de la sala de prensa de TVN. "Es algo que me propuse hacer en cuanto supe que ganamos. Todavía me conmueve la historia de Ruz, porque he tenido colegas que posteriormente han sufrido el mismo destino", señaló ayer el conductor de 24 Horas Central.
El periodista estima que el sacrificio de Ruz tras la noticia no fue reconocido en su momento. "Valoro muchísimo a aquellos héroes anónimos del periodismo que han estado en guerras y que no han sido debidamente reconocidos. Siento que ahora es el momento de rendir un tributo a este señor y a su familia", añadió, emocionado.
 El periodista contó la buena nueva tras parlar con alumnos de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Pacífico, a quienes mostró su reportaje sobre la cárcel de Guantánamo, el mismo que lo hizo merecedor del codiciado galardón.
"Me siento orgulloso de haber logrado construir una historia que era un planteamiento moral. Saber qué pasó con los Estados Unidos en su hora más débil, después de los ataques terroristas", les confidenció a los estudiantes.

JULIO LÓPEZ LO VIO MORIR: "ESE DÍA ME LO CUESTIONÉ TODO"

"Ese día me lo cuestioné todo, si valía la pena arriesgar tantas cosas por esto. Mi hija tenía dos años y pensé en ella", señala el periodista Julio López Blanco, al recordar la tragedia de su colega Carlos Ruz (47).
Sobre el gesto de Amaro, el profesional señaló que "me parece fantástico que se le rinda un homenaje a quien es un símbolo de los camarógrafos entregados a la causa. Todos se fijan en quienes aparecemos en pantalla, pero hay gente que da la vida por una noticia y no necesariamente aparece".
Sobre lo que sucedió ese fatídico domingo 28 de marzo de 1982, López precisa que "nos metimos a un barrio que no debíamos. Los corresponsales de otros países andaban protegidos y nosotros, con unas poleritas rojas y amarillas. Parecíamos patos".
El equipo de TVN se había internado en el peligroso barrio de "Mexicanos", ubicado al nororiente de San Salvador, con la idea de filmar algunos enfrentamientos entre tropas regulares de El Salvador y guerrilleros.
El vehículo arrendado en que viajaban los profesionales recibió 13 impactos de bala. Una de ellas dio en la arteria carótida de Ruz.
Jorge Rodríguez, sonidista del equipo también quedó herido en un brazo.

Jaime Salas T.

Seguir leyendo